Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Una furia no tan pequeña en un mundo no tan enorme
28-3-2016 12:35
Por Verion
Ayer concluyó la segunda partida de la campaña más alucinante en la que he participado como jugador por el momento, “El imperio en ruinas”, que ha continuado con la cuestión Najshet desde un punto de vista algo más elevado. Los personajes han abandonado su vida más aventurera y se embarcan en proyectos de mayor calado en los que se encuentran con la responsabilidad.

Parte de esta temporada la afronté con Otboru, una seguidora de Nelk. Esto me permitiría dejar a mi personaje principal ocupándose de las responsabilidades de mayor tamaño que la iban reclamando. Nelk contaba con un gran anhelo en relación con convertir a las furias en un ejército glorioso, y eso le reclamaría gran parte de su tiempo. Me gustan los grandes anhelos, crean unas relaciones interesantes, y en este caso Otboru suponía un contrapunto interesante a la brutal fuerza de mi personaje principal.

Toda la estructura de la campaña la incluí en “rolatos”, en este caso muchos menos que partidas por diferentes motivos, pero una vez más los compendio aquí. Como es lógico estos relatos compendian varias partidas cada uno.
Entre las dos temporadas he escrito más de cincuenta páginas de relatos. Quizá algún día alguien tenga ganas de compendiarlos en un pequeño epub o algo así, aunque sin duda les hace falta algo de “pegamento” para que pudieran publicarse medio decentemente.

Los personajes



En esta temporada las cosas se complicaron. Algunas diferencias personales y los complicados horarios del Creador nos relegaron a una constante presencia de tres jugadores (además del creador). Podemos hablar entonces de tres personajes principales. De Nelk se puede leer mucho en esos rolatos.

Msrah

Siul siguió compenetrándose muy bien con este personaje, lo cual fue una alegría, puesto que él tiene cierta tendencia a separarse. No ocurrió, y mantuvo su personalidad hasta el final de la temporada sin mayor problema.

Msrah ha ido acercándose a Taharda, y en la actualidad está medio convertido en espectro (de hecho dos tercios convertido) y veo muy probable que en su historia posterior, se juegue o no, pase a estar convertido en un espectro absoluto. Esta situación es de un poder bastante radical, pero también implica un gran alejamiento con respecto al mundo. Se trata, pues, de una persona que por sus elecciones y devoción con Taharda queda demasiado lejos de Nelk y Dafne. Espero que haya alguna historia sobre él, ya sea como partida o relato.

Vamos, que si Senshi no se encarga, yo mismo haré algo durante la temporada Harrassiana del año que viene.

Dafne


La antigua guardia de Msrah había adquirido responsabilidades adicionales con su familia y con las personas que cuidaba, incluidas Sohaila y Suansuah, y la campaña creció en esta dirección de una forma muy explícita. Para su desgracia se produjo un momento en el que tenía que elegir entre su lealtad a su familia y su lealtad al Najshet, y elegió lo segundo.

En realidad su familia tampoco estaba abandonada, y seguro que hay más posibilidades de juego por ahí, y recibimos información a este respecto.

Los personajes del creador

La verdad es que me resulta muy difícil escoger a unos pocos porque Senshi ha mejorado mucho su técnica, y personajes que aparecen durante solamente una partida tenían una fuerza enorme, y su simple existencia ya condicionaba todo. Cito algunos, aunque hay muchos.

Sohaila

Toda la mitología que rodeaba a este personaje se vio incrementada con el conocimiento de que su alma estaba encadenada en el más allá y sufriendo un castigo mediante el cual se estaba condicionando el mismo culto a Liana. Nelk quería destruirla completamente, y su misma existencia se convirtió en un sentimiento de culpa por no haberlo hecho cuando había tenido la oportunidad.

En la escena final no la mató, lo cual ha supuesto romper con sus decisiones, uno de los motivos por los que Nelk ya no quiere verla a ella ni a Dafne.

El (auténtico) caminante negro

Otra presencia que no aparecía con personalidad, pero que era una amenaza constante. Todo el rato se recibían mensajes con respecto a su resurrección o reaparición, y todo lo que sabíamos de él eran, a fin de cuentas, cábalas.

En verdad solo tuvimos una corta conversación con él. Bueno, en realidad por lo visto había mucha más conversación, pero nuestros personajes no tenían ganas de mucha cháchara con el sujeto. Como se ve en el “rolato” ha tenido el poder de fastidiar bastante a Nelk.

Maca

La que era el anclaje emocional de Nelk en el mundo resultó aliarse con las fuerzas del caos, y suponer por lo tanto un enemigo que ella tuvo que afrontar en un combate bastante complicado. Su muerte termina de forjar la jaula de soledad que Nelk tiene que vivir, probablemente el resto de su vida, y es algo que no le perdona nunca, ni en la prueba del más allá que consistía exactamente en eso.

Pero yo me alegro de que Nelk no la superara.

Fira

Creo que Fira no aparece en ninguno de los relatos. Es una hiena de Nadruneb con la que Nelk tiene una relación muy especial, y que casi la lleva a los caminos de las tribus. Finalmente la furia la mata cuando aquella se ve privada del poder de Nadruneb y pierde el deso de vivir. Fue en la misma partida que murió Maca, así que yo titulé a esa partida “La muerte de mis dos madres”.

Fruto de esto también se acabó la relación con otro personaje llamado Galagi, un impresionante guerrero de las tribus del desierto que puede derribar a un caballo harrassiano con su jabalina desde veinte pasos.

Muzarim

Este es uno de esos personajes que solo salieron una vez. Cuando Nelk se pone a reorganizar la vida de las furias se mete mucho en los asuntos de las mafias de prostitución, y acaba relacionándose con el más alto jefe de estos asuntos en Harrassia.

na serie de hechos despertaron mi curiosidad por Muzarim. El primero, que tiene una cicatriz de un hachazo en la cabeza, el segundo, que opera desde Radel, y el tercero, que a fin de cuentas resultó una persona bastante razonable.

Esta combinación de dureza pero sensatez me llevó a preguntarme por el pasado de Muzarim. Creo que podría dar lugar a una novela o una campaña.

Anuris

El capitán del ejército del valle supone un gran fracaso para el grupo. Se trataba de un lealista Najshet que al principio apoyaba al equipo de personajes, pero que más tarde se une al caos como una forma mucho más efectiva de garantizar la existencia del imperio Najshet.

Había otros muchos agentes del caos en esta campaña, y a todos los vencimos con mayores o menores dificultades.

El caos




Esta campaña ha centrado fundamentalmente en si el caos formaba o no una parte fundamental en la vida Najshet. Parte del problema es que realmente esta fuerza podía haber garantizado que su decadencia desapareciera y fueran otra vez una fuerza en el mundo.

Esto es uno de los máximos problemas para Nelk. Realmente el caos ha supuesto demasiadas veces una forma de solucionar sus problemas y los de su gente, y demasiadas veces se ha enfrentado a los que tenían sus mismos ideales para defender a gente a la que odia.

Diría que en este sentido el Creador de la campaña ha logrado transmitir en ese poder algo realmente tentador, y un mal simplón de opereta al que simplemente decir que no para seguir siendo el bueno.

La dualidad

Al principio de la temporada yo me preguntaba cómo iba a mantenerse el interés, y el Creador impulsó una trama muy interesante en la que las diosas Najshet estaban peleadas, y esto afectaba internamente al grupo, puesto que Liana estaba representada por Dafne y Taharda por Msrah. Dentro de esta dualidad el caos podía desempatar, y sin duda iba a estar representado por Nelk. ¿Qué ocurrió? Pues que Msrah no lo permitió.

Me encantó esta técnica. Enfrentar al grupo es algo que me parece tremendamente divertido y muy dramático. Una pena que no llegara a más.

Las prisas

Diría que una gran parte de esta temporada ha estado marcada por ciertas prisas. El Creador y una jugadora se convertirían en padres durante la misma, y pocas semanas después habrán de marchar a su nuevo destino fuera de la península. Yo creo que esto precipitó un poco las cosas, y quizá ese sea, desde mi punto de vista, el mayor fallo de la campaña.

La ficha



Mi ficha de 32 páginas ha quedado muy dañada por el transporte, hasta que finalmente me hice con una carpeta de plástico que frenó completamente su deterioro. En cualquier caso observo con cariño estos daños como una parte de su vida, y seguramente en el futuro lo siga haciendo. La he dejado muy muy llena. Incluyo una foto de sus habilidades definitivas, que son UNA BARBARIDAD.

¿Y de aquí en adelante?

No creo que nada esté del todo cerrado.

Siul no suele jugar online, así que dudo que lo veamos en posteriores aventuras, pero en cualquier caso eso casa con el destino espectral final de su personaje. No obstante sí imagino una aventura o campaña en la que los personajes manejan a los acólitos de Msrah en los años posteriores, al que se le venera como alguna forma de ascendido semi sagrado.

El hilo de la familia de Dafne queda abierto, y estoy seguro de que Senshi y Exiria lo jugarán en el futuro. Si se deciden a hacerlo online, yo mismo participaré, aunque no podré hacerlo con Nelk, quien no puede jugar durante tres partidas por el incumplimiento de su gran anhelo. Lo haría con Otboru, personaje que tampoco está mal.

Buscar a Suansuah sí que podría ser algo que Nelk afrontara en algún momento. Bueno, no a Suansuah en sí (Nelk sabe que cada vez que va a rescatar a alguien al más allá pierde a dos), sino a la copa de Liana.

Cuando reaparecimos en el mundo de los vivos apareció otra copa con los símbolos de Liana y Taharda. Seguramente sea la copa de Najshet, y en sí misma tendrá importantes secretos que habrá que establecer. Esto puede dar lugar a múltiples historias.

Y también está esta historia del jefe criminal de Radel, Muzarim, uno de los cabrones más duros de la campaña. Como ya he mencionado, creo que se puede escribir mucho sobre él y dar lugar a más material creativo.

Y lo que Nelk hiciera en el pozo de las furias de Harrassia… bueno, alguien dijo una vez que la profesión de furia es injugable. ¿Qué tal una campaña entera de furias? Igualmente injugable, seguramente.

En el campo de las matemáticas parece que cada vez que se da una respuesta se abren al menos dos nuevas preguntas. Se diría que en el mundo del rol ocurre lo mismo, y que habiendo jugado esta campaña del “Imperio en ruinas” no se ha cerrado nada, sino que se han abierto muchísimas cuestiones. Cuando las juguemos, seguro que nos salen más personajes, campañas, rolatos… estoy deseando conocerlos.




Entradas similares: