Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Una hermandad conflictiva
13-3-2018 10:22
Por Verion
En ocasiones escucho decir que la hermandad no está tan activa como en otros momentos de la historia reciente, lo cuál me parece tremendamente paradójico porque yo percibo mucha actividad en diferentes sectores de la misma.

Por supuesto, no puedo hablar por ningún hermano a título personal, porque no estoy dentro de sus cabezas y corazones, y en este sentido solamente puedo explicar lo que hago yo (y ellos si quieren hablarán de lo que hacen ellos).

No obstante sí puedo decir que a fecha de hoy tenemos bastantes proyectos abiertos que tendrán una cristalización temprana. Particularmente en muy pocas semanas tendremos disponible un nuevo material físico que podréis tener en ¡BROTHERFUNDING! Me permito compartir una de las ilustraciones que van a estar presentes en este suplemento.


Diría que una buena parte de los esfuerzos de la hermandad se han dedicado a conseguir avanzar en la especificación STEN2 que simplifica y unifica el sistema de Espada Negra de manera que este incluya todos los avances de estos tres años y los ponga a disposición de la forma más libre y abierta que se pueda imaginar. Un anticipo evidente de esto se puede percibir claramente en fRáGiL, ya disponible en red y muy pronto en papel.

No obstante he de reconocer que puede percibirse cierta sequía por parte de mi actividad, porque yo mismo estoy sumido en muchos proyectos variados que transforman mi actividad de una forma evidente.

Por fortuna, el primero de ellos es nuestro videojuego, Ollvaror Caves, que está teniendo unos avances muy importantes que darán lugar a su publicación por algún medio mucho antes de lo que podáis pensar.


El segundo motivo, es que en mi actividad de autónomo me va bien, y podría ser que me fuera mucho mejor en el futuro. Este incremento de actividad obviamente se ve acompañado de otro incremento en los ingresos que a medio plazo me proporcionarán mucha más calidad de vida e ingresos.

El tercer motivo es que estoy metido en proyectos secretos que van a repercutir positivamente en algunos miembros de la hermandad a corto plazo, y en otras personas a largo.

Tampoco se puede decir que estemos yendo a pocas jornadas, y si bien somos ciertamente cuidadosos al elegirlas, todavía no ha llegado el día (y espero que no llegue) en el que digamos que no a una solicitud de colaboración equilibrada y razonable, como el caso de las jornadas Gygax este mismo fin de semana, o las Omicron en semana santa.

Lo que sí es posible es que seamos menos ruidosos en redes sociales e internet. El tiempo con el que cada uno cuenta es finito, y en ocasiones esta faceta queda un poco descuidada. No son los entornos en los que nos movamos con más comodidad, así que en cuanto nos despistamos en nuestras pasiones creativas pasan este tipo de cosas.

No obstante yo creo que siempre me mantengo cerca de la comunidad de internet. Una de las formas son estos artículos que siguen teniendo apariciones más o menos constantes y con las que seguiré compartiendo mis inquietudes personales mientras siga teniendo dedos con los que escribir. Otra son las citas en youtube con las que soy puntual y puntilloso: la tertulia ocin y la charla sobre el rol objetivo, ambas dentro del canal “Rol Salvaje”.

Sí creo que yo mismo -y probablemente la hermandad- me meto en menos barros que hace algunos años. Aún hay peleas ocasionales en las que puedo entrar al trapo, pero en general diría que somos menos beligerantes.

Existe cierta corriente de pensamiento que piensa que la hermandad es problemática, y cierto sector incluso en la hermandad que puede opinar que esto es negativo para las posibilidades del juego de rol y otras obras, y probablemente esto lleve a algunos hermanos a ser más comedidos. O quizá simplemente están cansados, tienen hijos de los que ocuparse, y el renuevo generacional que por fortuna sí tenemos no es tan beligerante sino que está distraída, por ejemplo, jugando al rol.

¿Y qué opino yo de todo esto? Pues en cierto sentido me parece una lástima porque creo que no hay que callarse las opiniones o reflexiones por presiones externas. Ya saben los lectores que la censura me disgusta y así también la autocensura. Yo creo que hay que seguir atacando y defendiendo cuando proceda, la verdad, y de hecho tengo un par de artículos en el tintero sobre estas cuestiones sociales.

Pero de alguna forma sí creo que algunas cosas han cambiado en las redes sociales de rol, ya sea por la hermandad o por otras fuerzas, y en general yo siento que se puede respirar más tranquilo. Además, ya hay otros agentes que muchas veces levantan la voz en el momento adecuado y hacen innecesaria una manifestación desde este lugar.

Lo que sí creo que está claro es que hermandad va a haber para rato. Y que estamos aquí disponibles para todo el que quiera entrar en este enorme meollo que es Espada Negra.


Entradas similares:
Re: Una hermandad conflictiva
13-3-2018 22:21
Por Rigal
Molan las novedades y en mi opinión el canal de rol salvaje le está dando mucha vidilla a esto, yo por ejemplo llegué por ahí. Ya me he leído el manual de Espada Negra y tengo ganas de que surja la ocasión de dirigir una primera partida.

También estoy con la primera novela que está haciendo que recupere el fervor por la lectura tras haber dejado de leer por causas de salud, cosa que os agradezco enormemente. De momento estoy esperando a terminar de leer las cosas que tengo pendientes en fisico para poder ayudaros de una forma más material adquiriendo el gran pack de rol.

En cuanto al resto de miembros de la hermandad que no participan en Ocin, no los conozco mucho, pero sus obras pasadas todavía persisten, como por ejemplo los tutoriales que hay en Youtube sobre el combate y la magia que han sido harto útiles o la música, canciones y vídeos musicales que hay subidos a YouTube que ayudan a motivar a cualquiera que se quiera meter al mundo de Espada Negra.

Re: Una hermandad conflictiva
14-3-2018 06:55
Gracias Rigal, nos encanta conocer estas pequeñas historias de cómo uno descubre y disfruta de EN, viéndonos reflejados y a la vez nuestros objetivos cumplidos.