Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Una hermandad que se reconoce a sí misma
23-3-2016 13:03
Por Verion
Hace cosa de un mes que decidí dar un paso atrás de las redes sociales. Me mantengo por el momento en esta decisión, pero he querido compartir unas pocas reflexiones personales con respecto a lo que significa para mí ser un miembro de la hermandad, y la relación que ha tenido esta entidad con la decisión.

Mi primer pensamiento según me despierto cada día suele estar relacionado con Espada Negra. Quizá sea algún trabajo pendiente, o cómo resolver algo de una partida, o un deseo relacionado… pero casi siempre es de Espada Negra. Después de hacer las cosas pertinentes de una persona que se despierta, cojo algunos alimentos para desayunar y me siento frente a un ordenador, donde lo primero que hago es mirar los mensajes de los hermanos. Todas las mañanas hay unos cuantos mensajes, y puede haber muchos. Los temas son variadísimos, desde nuestras partidas o el revuelo en las redes sociales hasta las cuestiones organizativas o creativas.

Uno de los aspectos más agradables es el lío de artículos. “Yo voy a postear esta tarde”, “yo tengo esto para esta mañana”, siempre hay uno o más de uno que está compartiendo lo que le viene en gana, y no hay ningún tipo de censura ni de corte. De hecho estos artículos no se suelen compartir previamente, en ocasiones ni se habla nada previamente, se sueltan, y ya está. Y luego está por ahí el hermano guardián que se ha hecho cargo de redes sociales y los va soltando con inmensa gracia. Me impresiona la forma en la que la hermandad ha crecido en este aspecto, y espero que se mantenga en el tiempo.

Cuando yo programaba la web de Espada Negra en 2011 lo hacía con este propósito, y ha tardado ni más ni menos que cinco años en alcanzarlo. Me resulta curioso que el detonante que ha desbocado esta energía creativa haya sido mi crisis en las redes sociales, pero en cualquier caso no me hago demasiadas preguntas, solo disfruto leyendo artículos. Me gusta ver que hay muchos puntos de vista (muchos que no comparto), y que el espíritu crítico no ha abandonado Espada Negra. Creo que esta comunidad ha dado un paso más, uno muy claro, hacia una autodeterminación práctica.

Otro curioso cambio reciente en el día a día es saber que… sea el día que sea, es muy probable que se celebre una partida de Espada Negra. Esto es algo que resulta muy evidente por el “Juégame”, y creo que es una de las cosas más valiosas que hay en la hermandad: jugar las partidas. En este sentido en la actualidad solo dirijo una campaña (online, el destino del clan Aslaurr, aunque se ha parado por una pelea entre jugadores un malestar personal) y juego una física (la Canción de los Mares, por Garlantz). Echo de menos la campaña de Senshi, le cogí mazo de cariño a los personajes.

Los chats de la hermandad también están hasta arriba de esto. “Yo mañana juego con unos mormones que me encontré en la calle”, “pues yo por la noche hago Nerdua”. Es algo que da cantidad de vida a la comunidad y que me hace sentir que el trabajo realizado está bien. Y me parece algo complicado, no porque yo lo diga, sino porque cuando arrancamos todo el mundo nos decía “es imposible establecer un juego en el sector de la fantasía, está totalmente copado”. Pues ahí está, tenemos un juego al que se juega todos los días en el que se supone que es el sector más complicado. ¡Viva!

Esto me hace pensar en las muchas herramientas desarrolladas para este fin. Creo que el citado “Juégame” no es en sí una gran innovación técnica, pero sí social, que es crucial. Otras herramientas como los videotutoriales pueden haber ayudado, y algunas que sí son técnicas (aplicación para móviles, mesa de combate, gestión de fichas, generadores de nombres y personajes, extractores automáticos entre otros) tendrán cierta relación.

Quizá también tengan que ver las obras creativas útiles asociadas que publicamos de forma continuada. No me refiero solamente a las novelas, sino también al aporte continuado de ilustraciones y a las canciones que vamos a seguir publicando. Es algo genial participar en todas estas obras. Hay noches que acabo ya mi aportación, me levanto y me voy al estudio del hermano Sigeiror y acabamos de compartir nuestros sueños mientras veo cómo trabaja él en las grabaciones y producciones. Me encanta este ambiente creativo.

Creo que hemos logrado una parte importante del objetivo. Hemos establecido un entorno de fantasía propio con un ambiente diferente del que se juegan partidas continuamente. Tiene su propio sistema que no está relacionado con ninguno existente, y aquellos a los que les gusta descubren una nueva forma de jugar que les resulta impactante y placentera, y poco a poco se ve que les gusta más y más. Hemos puesto un sistema a un estilo (el objetivo) que no tenía uno adecuado, y crece lentamente.

Creo que la hermandad se reconoce a sí misma el mérito sin que exista ninguna palabra. Nadie tiene que decir nada más, solo seguir creando material, seguir compartiendo material para todos y seguir jugando. Sobre todo, lo importante es que se juegue.


Ahora a dar otro paso hacia adelante.




Entradas similares: