Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Independencia
7-4-2017 07:41
Por Verion
Hay días en los que simplemente tengo la necesidad de ponerme a escribir sin más. Es como una necesidad de salir a correr y drenar por los poros sudoríparos. Esto es algo parecido, pero como la mierda ya la eché bien echada hace no demasiados días, voy a drenar en otra dirección.

Ya no me siento igual con respecto a Espada Negra. No me siento igual con respecto al rol, y no siento en general una gran ilusión. ¿Publicamos un bestiario? Me gusta, claro. ¿Seguir sacando las novelas de Espada Negra? Sin duda está bien. Evidentemente voy a seguir en ello, y cualquier otra cosa me agradaría aún menos. Como digo, le veo poco intereses a la vida, lo cual no es un gran impulso para hacer las cosas.

Pero eso es solo una introducción. Hoy quiero llegar a un pensamiento diferente. Verán, hace unos años algunos miembros de la hermandad nos preguntábamos cómo estaríamos una vez hubiésemos publicado. Esas personas estaban llenas de fuerza e ilusión, así que si ahora me viera mi yo del pasado, ese tan dispuesto a echar energías en todo, ¿que pensaría al ver a este guerrero alicaído?

Lo he pensado, y creo que se sentiría orgulloso por un simple motivo: el grado de independencia alcanzado.

Partiré del hecho de que es prácticamente imposible contar con una independencia absoluta. Pero dejando de lado esa libertad que solo está disponible para los pájaros del cielo, podemos hablar de ciertos grados de independencia en los que se puede conseguir una mayor o menor libertad.

Y quizá los druidas...

Es evidente, por ejemplo, que nunca vamos a ser independientes de la existencia del papel, o de las compañías eléctricas, y de unas buenas cantidades de prestadores de servicios que son necesarios para ejercer nuestra actividad. Pero sí hemos podido independizarnos en muchos sentidos de los que más tarde intentaré hacer un compendio.

La parte positiva de la independencia es la libertad. Nosotros hemos conseguido publicar lo que queremos desafiando a un montón de normas escritas y no escritas. Gracias a esto hemos expresado un grado de personalidad muy elevado, desde mi punto de vista, pero nos hemos ganado muchos enemigos que incluyen sobre todo a promotores y editoriales, pero tampoco terminamos de llevarnos bien con las tiendas en sí mismas. Esto limita, sin duda, nuestra exposición y capacidad de crecimiento, algo muy deseable en un proyecto de este tipo.

Creo, firmemente, que haber cedido independencia nos habría provocado un mayor capacidad de exposición y expansión, y eso habría sido positivo. Es evidente que Espada Negra gusta a una proporción de los que lo conocen, y creo que también es significativo el hecho de que es completamente diferente a las obras previas, así que una mayor exposición sería positiva para dar con más jugadores.

Creo que este pensamiento tiene algo de trampa: una pérdida de independencia provocada por un canal de este estilo (por ejemplo, una editorial) habría provocado mayores ventas, pero probablemente los cambios necesarios para satisfacer las necesidades de una empresa de este tipo habrían roto la presunción anterior, la de que EN gusta a una proporción de los que lo conocen. ¿Quizá en este caso EN se habría convertido en un juego más, uno como muchos de los que se dejan de jugar y se olvidan con el tiempo?

Lo que hemos logrado con esta independencia, por lo tanto, es un camino en el que podemos dar pasos hacia adelante con la garantía de que hay una financiación suficiente. Sin demasiados aspavientos, y es una pena, porque hay ideas muy buenas que tienen que posponerse o cancelarse, pero sin desangrarnos en forma alguna. Y esa estabilidad es, a mi juicio, buena.

La independencia nos ha permitido también ser extremadamente innovadores, no solamente en el contenido, sino también en el continente e incluso en la forma de transmitir la información. Pienso en nuestro novedoso bestiario, seguramente muy caro como para ser ejecutado en el círculo tradicional, pero también en “Juégame” o los mismos “Brotherfunding”. Y no me cabe duda de que esto es solo el principio, y que en el futuro desarrollaremos más ideas como estás, totalmente fuera de su tiempo.

No puedo dejar en los grados de independencia con los que hemos trabajado durante todo este tiempo. Voy a intentar citar algunos de ellos, si bien creo que me va a costar mantener una exposición estructurada, dado que son conceptos no del todo disjuntos.

Diría que uno de los más invisibles y a los que menos importancia se le da es a la independencia técnica. Esta surge de dos partes: la posesión de los servidores, y la capacidad de desarrollo aislado. Gracias a ello Espada Negra puede evitar con mucha facilidad la mayor parte de formas de censura, pero también presentar múltiples herramientas que los jugadores utilizan, como pueda ser el gestor de fichas, de mesas de combate, el propio juégame (recordemos que durante un tiempo fue parte de Espada Negra), la tienda, y muchas otras.

No demasiado lejos está la independencia de otros actores de internet. De acuerdo que usamos redes sociales para hacer llegar nuestros contenidos, pero si el día de mañana cerraran, creo que Espada Negra seguiría recibiendo a sus jugadores. En este sentido también hemos renunciado a toda técnica de SEO y no utilizamos cookies de terceros ni nada así. Ni siquiera estamos obligados a presentar el molesto cartel de “este sitio usa cookies”.

Quizá la más propia sea la independencia de las editoriales y otros canales de publicidad. Realmente creo que estas entidades que están en posesión de los medios de promoción son el auténtico camino para que una obra tenga la mayor repercusión posible, pero sin duda eso lleva una gran cantidad de deberes asociados. Existen un montón de libertades fruto de esta independencia, pero también hay algunas de "fondo" o de "forma" que para mí eran muy importantes y que sería difícil haber conseguido con una editorial. Están ahí, entre líneas.

En una situación muy parecida está la independencia de las tiendas. En la actualidad Espada Negra no está en casi ninguna tienda (solo en las que hablan con nosotros personalmente), y desde luego no están las ampliaciones, que no han entrado en el canal de ninguna distribuidora. Sería agradable poder contar con estos canales, pero sin duda no les suele gustar nuestra mentalidad “paga lo que quieras”. En este sentido nuestra propia tienda ha sido trascendente.

Tampoco es muy diferente la cuestión de la independencia de los promotores. No obstante creo que esto tiene una importancia menor, porque creo que su poder es menor que las otras entidades mencionadas. Si uno quiere contar con ellos tiene que ser muy comedido y no dar problemas. ¡Qué mal!

Y no podría dejarme, por supuesto, la independencia de las grandes jornadas, que si bien no son necesarias, son muy importantes en este sector. Una vez más estos actores no tienen nada de interés en proyectos de este estilo, pues tienen otra mentalidad. No es el caso de las jornadas medias y pequeñas, en las que hay una simbiosis mucho más saludable, desde mi punto de vista..

Seguro que existen otras tantas independencias que no estoy teniendo en cuenta y que nos ha costado mucho obtener, pero esto no significa que no costara obtenerlas. No obstante sí que queda camino por recorrer.

En primer lugar seguimos siendo dependientes de… bueno, del sistema económico. Sería muy interesante alcanzar una independencia del dinero, o por lo menos de las divisas propias de estados o uniones. Este camino puede entrar en ciertas divisas digitales, pero para mí en un estado óptimo no trataría en absoluto con él.

Quizá cerca de ello estaría la independencia de las imprentas. En este camino sí que me siento totalmente perdido y no entiendo por dónde podrían ir las cosas para satisfacer las necesidades de los jugadores de EN (entre los que obviamente estoy).

Croe que también habría que recorrer un camino que nos volviera independientes de los autores más prolíficos de la hermandad, entre los que me encuentro. Tampoco soy consciente de cómo se conseguirá esa independencia, pero creo que tarde o temprano ocurrirá.

También me parecería positivo lograr una independencia completa de los medios técnicos, de forma que Espada Negra estuviera albergada y distribuida de forma eficiente por los medios de los usuarios que lo disfruten. Quizá algún día este camino también se recorra.

La obtención de todas estas independencias ha sido y será lenta, pero tienen un gran valor adicional, y es su continuidad. Espada Negra, la hermandad y todas nuestras obras tienen un respaldo importante, y creo que eso se nota. Y uno de los valores heredados de ello es que las amistades que realizamos son lentas y profundas, amparadas por el respeto y establecidas por la credibilidad.

Así que una vez más me siento y pienso en cómo estará el “yo” de dentro de diez años. Espero que haya trabajado por obtener mucha más independencia, y que pueda mirar atrás y ver una incontestable cantidad de suplementos de Espada Negra, tan originales en su contenido como en su continente y mismo concepto.

Muerte o independencia.


Entradas similares: