Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Estrategia definitiva (4º grado) en el combate en Espada Negra
2-8-2015 11:24
Por Verion
En el pasado publiqué una serie de artículos sobre la estrategia dentro del juego de rol de Espada Negra que contó con los siguientes:
  • Básico: para personajes recién creados, rudimentos básicos.
  • Moderado: para personajes con algo de experiencia, con combate conjunto y algo de experiencia.
  • Avanzado: para personajes bastante experimentados que cuentan con múltiples opciones de combate o bastantes poderes.
Dentro de la hermandad se me solicita muchas veces que afronte el cuarto grado de estos artículos de estrategia, y hable de la estrategia definitiva. Yo entiendo que un personaje ha entrado en este estadio cuando cuenta con muchas habilidades de alto nivel, incluido uno o varios manejos de armas, uno o varios estilos de combate, estilos de combate accesorios, táctica, concentración y habilidades sobrenaturales. Esto da lugar a una situación en la que las opciones estratégicas se vuelven muy exageradas siempre dependiendo de los atributos del personaje y de la trayectoria que hayamos decidido para él.


El problema es que si ya era difícil hablar de generalidades dentro del modelo de estrategia avanzado, creo que es imposible hablar de una aplicación de estrategia definitiva sin equivocarse completamente. Creo que de alguna forma todos los combates de este nivel son entidades diferentes que deben ser afrontados por sus características individualmente. No sirve de nada tener una tabla de comportamiento general, y ni siquiera una adaptada a circunstancias un poco definidas porque nos vamos a encontrar con que en cada combate tenemos variaciones que van a obligarnos a cambiar nuestra disposición.

Por poner un ejemplo muy simple, podemos tener una idea de que contra unos enemigos de tipo “masilla” nos suele funcionar una estrategia defensiva, pero si esos enemigos llevan justo un tipo de arma que nos resulta peligrosa tendremos que hacer algo por neutralizarlos rápidamente. No nos vamos a encontrar, pues, con una serie de ideas estratégicas que nos arreglen la vida, sino que tendremos que adaptarnos en cada combate.


Para nuestra fortuna, si hemos jugado una buena campaña del juego de rol, conoceremos bien a nuestro personaje y a algunos oponentes, por lo que tendremos cierto estilo con él y sabremos reaccionar ante ellos. Aún así hay que tener cuidado y no dar nada por sentado, o nos podremos encontrar muy rápidamente en una situación en la que nuestro modelo de actuación no es correcto, y puede ser que cuando nos demos cuenta ya sea demasiado tarde y el combate ya esté “encarrilado” en una dirección que no nos beneficia.

Hay guerreros que son magníficos en lo que hacen y dan lugar a una especialidad poderosa, y hay guerreros que se adaptan a cada situación y son capaces de encontrar una solución creativa para cada problema específico. Creo que en este sentido lo más importante, una vez más, es contar con la información adecuada para cada conflicto. Debemos saber cuales son los puntos fuertes y flojos de nuestro enemigo para poder explotarlos en nuestro beneficio.

También debemos ser muy hábiles para conseguir que nuestro enemigo no tenga el mismo conocimiento de nuestra situación, pues nuestra ventaja se puede ver totalmente anulada. Si somos conscientes de que nuestro enemigo nos conoce bien, quizá sea el momento de realizar un cambio en nuestra forma de obrar con el fin de desconcertarlo.

Una buena forma de hacer esto es esconder siempre una forma de combate en la que somos particularmente buenos. Si usamos estas habilidades solo en entornos secretos y muy privados podemos conseguir limitar la exposición de nuestros estilos de combate.

La fama juega en nuestra contra en este sentido. Si somos conocidos por nuestra fuerza y uso de las armaduras pesadas, así como nuestro manejo de las mazas de combate, nuestro oponente podrá afrontar la pelea con mucha facilidad. Si por el contrario somos un enigma, seremos nosotros quienes contamos con esa ventaja. El sigilo en este sentido siempre será una habilidad útil.


Algo que tenemos que entender es que es muy difícil que nuestro personaje sea capaz de enfrentarse a todas las situaciones. Siempre va a haber algún oponente que es circunstancialmente mejor y que nos va a dar una soberana paliza si no se comporta como un estúpido y no tenemos un día de suerte. Estos combates hay que afrontarlos entendiendo que se va a perder, por lo que debemos evitarlos, entender que no vamos a salir victoriosos, o buscar trucos alternativos. Contar con herramientas que nos permitan escapar de situaciones absolutamente perjudiciales puede ser especialmente útil.

Los personajes definitivos cuentan con muchas herramientas que hay que gestionar. A los puntos de aguante y estructura hay que sumar los puntos de energía y los usos de objetos de los dioses. Un buen combatiente sabe sopesar el significado de todos estos recursos y no los malgasta en situaciones que puede afrontar con tácticas más conservativas. De nuevo, para conservar los recursos, cada individuo debe conocer a sus enemigos, y desde luego no menospreciarlo.

Y si las dificultades de la estrategia individual son elevadas, mucho peor es la del combate de grupo. En muchas ocasiones los miembros de un equipo no se adaptan a las circunstancias globales, lo que da margen para mucha mejora. Es muy útil contar con un personaje que no sea especialmente trascendente en el combate pero que entienda bien sus características y pueda echar una ojeada a sus compañeros y dar buenos consejos sin que él tenga que estar atento a como vuelan las espadas. Un táctico que conoce bien a su grupo puede explotar mucho mejor sus habilidades y encontrar una situación beneficiosa donde todo parecía oscuro.

Los poderes sobrenaturales juegan un papel muy importante en todo esto, especialmente en los combates con cariz más definitivo. En este sentido es muy importante que los personajes no sobrenaturales sean capaces de cooperar con las fuerzas de los personajes que pueden conseguir los efectos más importantes. En este sentido muchos jugadores optan por incluir en sus personajes capacidades que otorgan más poder individual (por ejemplo con las esferas “lucha”, “protección”, “ira” o similares) mientras que hay otras mucho más adecuadas para los grupos, como por ejemplo “todo” o “nada”, por ejemplo.


Como he intentando reflejar en este artículo, no existe un personaje o una estrategia que de una respuesta al combate definitivo, por lo que la adaptación previo ejercicio de información muchas veces va a ser un criterio definitivo. No se puede analizar siquiera las cualidades de la estrategia definitiva, sino quizá hablar de varias estrategias para personajes concretos.

De hecho esta serie de artículos va a parar en este punto, y va a pasar a analizar estrategias concretas que permitan planificar la progresión de personajes y afrontar la dureza del mundo de Espada Negra. Con este fin estaré abierto a preguntas y solicitudes. Invito especialmente a hermanos y jugadores a tratar este tema especialmente durante este mes estival.



Entradas similares: