Hermanos Juramentados de la Espada Negra
La cuarentena y yo: día 5
20-3-2020 11:57
Por Verion
Recuerdo el día que nos dijeron que mi madre se moriría con seguridad y que ocurriría en poco tiempo. Escribí sobre ello pero creo que no comenté que cuando ella se lo fue diciendo a todo el mundo, la respuesta de algunas personas fue “Todo va a ir bien”. Recuerdo que mi madre se enfadó bastante con esta actitud. “¿Como que va a ir todo bien? ¡Si me voy a morir, imbécil!” gritaba ella, a la nada.

Me acordé de esto ayer porque hice un test sobre el estado mental en reclusión que tenía un aspecto bastante profesional, aparentemente centrado en la psicología, pero el maldito test me puso de mala leche y me deprimió. Lo de la mala leche fue porque al final aparecía una imagen infantil en la que ponía precisamente esa frase, “todo va a salir bien”, y de verdad que no puedo con esa actitud.

Déjenme que les diga algo: no todo va a salir bien, algunas cosas van a salir mal, quizá muchas cosas salgan mal, e incluso es posible que todo salga bastante mal, y si no que se lo digan a todo el que está MURIENDO sin poder tomar una bocanada de aire, muy lejos de poder despedirse de sus seres queridos, hacinado en un centro del sistema que está esperando para quitar su cadáver y poder poner su respirador a otro desgraciado. O a todo esa enorme proporción del personal de los hospitales que está cayendo enfermo y que tiene que ser sustituido por personas sin experiencia y que probablemente también caerán enfermas porque los medios no son los suficientes.

No, no va a salir bien, está ya mal, y es porque los políticos han menguado los servicios de salud pública y muchos otros. Y no es culpa del que ha salido a dar un paseo, ni de los que van dos en un coche. Ni siquiera es del que se va a su casa de la playa, por mal que nos pueda caer.

Pero eso me pone de mala leche, no me deprime. Este sentimiento negativo me surgió porque en la parte de aficiones se incluía al deporte como una de ellas. Una afición. Esta es la consideración social del deporte, la de una afición. Y por cómo está considerado legalmente en el estado de alarma, no es que los legisladores lo traten muy diferente.

Voy a explicar una cosa: cuando yo quiero estar entretenido juego a un videojuego, pinto una miniatura, leo un comic o veo una película. Esto es muy distinto a salir a correr veinte kilómetros porque todo lo primero lo hago tranquilamente y puedo mantenerlo en el tiempo, mientras que cuando corro todo mi cuerpo me está suplicando que pare desde el segundo kilómetro. Entonces, si implica tanto sufrimiento, ¿por qué lo hago?

Pues porque mediante la práctica constante de esta actividad estoy más saludable. No es algo pasivo y poco perceptible como que mi cuerpo se defienda mejor de las enfermedades, es que mis pulmones se han vuelto tremendamente más eficientes, y debido a ello, por ejemplo, puedo bucear cincuenta metros. De acuerdo, no es ni de lejos el récord del mundo, pero está bastante por encima de lo que haría si no entrenara. Cuando cualquier deportista “aficionado” realiza una prueba médica de medición del aire retenido en los pulmones pulveriza los resultados del “no aficionado”.

Y esto tiene un efecto interesante en la salud pública, porque un “aficionado” al deporte que tenga cuatro veces más capacidad pulmonar puede seguir funcionado aceptablemente incluso aunque sufra una afección respiratoria. Así que un “aficionado” al deporte igual lo que está haciendo es descargar al sistema de salud, pero a su poco loable gesta nadie aplaudirá, sino que como mucho recibirá insultos si es que tiene la osadía de escaparse sigilosamente y seguir practicando su “afición” esquivando (quizá a la carrera) multas de hasta 600.000 euros.

Lo malo, lo triste de cómo es el cuerpo, es que es bastante tirano, y no tarda nada en decaer en cuanto cesas la actividad deportiva. Dos meses sin hacer deporte y desaparecerá una buena cantidad de esa mejora personal que repercute en el sistema global de salud.
En definitiva, que me voy a correr. Podéis intentar detenerme, pero tendréis que ir más rápido que yo.


https://esmtb.com/confinamiento-belgica-actividad-fisica-autorizada/



Entradas similares:
Re: La cuarentena y yo: día 5
20-3-2020 12:09
Por Taraak
Bueno, se ve que los belgas tienen alguien que sabe lo que hace al cargo de sanidad... no como otros paises.