Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Un minero corrupto
12-6-2016 10:27
Por Verion
Este fin de semana he tenido la alegría de poder trabajar en una pequeña actualización muy visual y muy lógica dentro del videojuego “Ollvaror Caves”. Se trata del minero corrupto, el cual ha dado lugar al siguiente pantallazo.


En verdad en sí no tiene demasiado peso como actualización, y sí hemos hecho otras cosas bastante más sofisticadas que son algo más complejas para escribir de ellas. El minero, no obstante, tiene cierta importancia porque es uno de los antagonistas más básicos (quizá el más básico) que tiene el juego. Por ello el simple hecho de poder jugar contra él (y ellos) cambia de una forma importante la sensación de juego.

Los atributos del minero son absolutamente lamentables: todos son uno. Sí, tiene fuerza uno, y agilidad uno, y resistencia uno… puede sonar a que es una basura impensable, pero de verdad que son muy molestos. Pese a que el sistema sea muy parecido al del juego de rol, en estos entornos de tiempo real tendemos a cometer muchos más errores, y la inteligencia artificial no comete en sí ninguno.

Además el minero tiene un poder propio con el que se puede “teleportar” a nuestra espalda. Esto es muy incómodo porque no podemos mantener un frente seguro de combate, y podemos encontrarnos en una situación de dos contra uno muy rápidamente. Como resultado, este enemigo nos incita a ser agresivos en su justa medida. Muy interesante para ser el enemigo más básico.

Es conveniente señalar que a diferencia del juego de rol, en el “Ollvaror Caves” cuando un golpe impacta causa siempre un punto de daño, a no ser que se esté ejecutando activamente la acción de bloqueo.

Así que tras unas pocas horas haciendo leves cambios, se consiguió un equilibrio que probablemente no se cambie durante el tiempo futuro. Si nos equipamos con la armadura más básica (la de cuero) este enemigo causa un punto de daño en su ataque flojo y dos en el ataque fuerte (que tiene propiedades adicionales cuando impacta en una posición de bloqueo), de forma que supone un tutorial más que adecuado para esas primeras partidas, y un incordio interesante para todas las posteriores.

Uno de los aspectos más interesantes de trabajar con el juego de Espada Negra es que tenemos el ambiente muy definido, y muchas veces el trabajo de arte conceptual de los elementos viene de “regalo” por todo el trabajo anterior realizado. En este caso el minero corrupto es el mismo enemigo que complicaba las habitaciones iniciales de Niul na Nara en la aventura “La espada de Soid”.



Ahora mismo Eduardo Rodríguez estará empezando las siguientes versiones de minero, tras lo que tendremos que afrontar la mucho más temible masa de carne. Creo que todos ellos protagonizarán un pequeño artículo como este, y mucho más importante, cerrarán por fin la primera versión alfa, y las primeras mazmorras jugables y probablemente definitivas.

Entradas similares: