Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Recetas tírticas: Entrecot macerado en cerveza con patatas tírticas
17-2-2016 14:09
Por Crom
Como muchos de ustedes sabrán soy un afamado e impresionante cocinero. Afamado porque los vecinos de mi calle me saludan al pasar e impresionante por el ego que me acabo de gastar, y hoy he cocinado un plato que, repitiendo lo dicho por Telegram a algunos hermanos, estaba tan bueno que me han dado ganas de coserme el culo para que esté siempre dentro de mi.
Tan increiblemente bueno ha estado que incluso personas que solo han oído esa pieza de poesía con el que he cerrado el párrafo anterior y algo de mi receta han suplicado a este humilde hermano que haga un libro de recetas tírticas. Como es algo cansado he decidido empezar por esta entrada.
Empezamos.

Lean con atención porque sus papilas gustativas están apunto de despertar tras décadas adormecidas debido al consumo de comida no-tírtica.

Lo primero, y posiblemente más tedioso, es preparar el mejunje en el que sumergiremos por un periodo de 3 horas (lo ideal es un dia entero de baño pero no siempre es una opción) el cacho de carne (o tofu, a mí me da lo mismo) que hemos escogido para ser devorado. En un recipiente hondo mezclamos 1/2 botella de cerveza tostada (nada de IPAS porque da un sabor raruno, las STOUT también van bien sobretodo si son Russian imperial stout ¿por que? porque lo ruso es GLORRIOSO), yo he usado hoy Paulaner porque era la que había en casa, una cucharita de tostada (de Dijon en mi caso, una vez más al gusto), un poco de sal, un poco de salsa de soja (a mi me gusta la kekap Manis, que encima de estar buena es dulce y ahorra echarle azucar al mejunje, pero admito que es difícil de encontrar),dos ajos picados tan finos que casi se pueda ver a través de ellos, mermelada de pimiento y cayena. Evitamos beber algo tan delicioso y dejamos que la carne se marine bien. A mi la carne me gusta hacerla al honor, 180 grados por 20 minutos suele bastar para el entrecort. Vigilamos eso si que no se quede seca.

Pasamos a las patatas. Pillamos las más enormes y monstruosas que encontremos...aunque si solo tenemos pequeñas tendrán que valer. Las cortamos en rondele, luego cortamos la superficie haciendo un dibujo para todo lo bueno entre dentro y las colocamos encima de la bandeja, en la cual habremos puesto un poco de agua. Finalmente les echamos sal, pimentón dulce, orégano y aceite. Se pone el horno a 200 grados por 50 minutos. Cuando esté ya fuera se echa algo de albahaca fresca, que siempre queda bien. Generalmente es lo que hago primero, pero al ser menos impresionante lo he descrito al final.

Se emplata y se disfruta. Como los dioses quieren.