Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Juegos hardcore y cimentación de la amistad
4-1-2016 13:11
Por Verion
Últimamente tuve una conversación sobre la amistad y el rol que quiero compartir en este medio. No obstante está relacionada con jugar a Espada Negra, o más generalmente por jugar "hardcore", así que quizá muchos lectores no quieran seguir adelante. Quedan advertidos.

También quiero anunciar otra exención de responsabilidad: el rol es un juego, y se puede vivir como un juego, o darle un significado más trascendente, lo que sea. Esta a la elección de cada uno y yo normalmente estoy a favor de no darle a esta actividad una dimensión más mística o trascendente de lo que es. Creo que este artículo está dentro de su ámbito por que trata la cuestión de las relaciones sociales con un catalizador como el rol, lo cual está al alcance de todo el mundo.

Como sabrán los lectores de este espacio, yo suelo jugar de “máster” (aquí en Espada Negra solemos llamarlo “Creador”). De hecho solo he jugado con un personaje en unos pocos one shot, pero este año pude participar en la campaña de Senshi “El imperio en ruinas” y sumergirme en la personalidad de Nelk, un personaje desde el que he escrito múltiples relatos. La campaña sigue en marcha, pero he parado los relatos hasta encontrar una narrativa que acompañe a las circunstancias actuales de la misma.

No creo que de ninguna sorpresa a nadie si digo que me encanta jugar con este personaje. Me gusta mucho su efecto mecánico en juego, pero por supuesto también me gusta su personalidad. En ella hay una oportunidad de dejar salir algunos pensamientos muy íntimos míos sin que pase nada. Esto ocurre de una forma natural porque estas reflexiones o inflexiones el carácter pasan desapercibidos entre otros tantos elementos que son muy distantes a mí.

Lo que quiero decir es que se trata de un personaje que es algo para mí. El día que caiga (y todo habrá de llegar…) no me resultará en absoluto indiferente, y una pequeña parte de mí que salía mediante ella quedará cerrada. Quizá en el futuro tenga otra salida, no lo sé, pero en ese momento se acabará algo que me molaba.

Esto me ha llevado a tratar cualidades de su desarrollo de una forma personal. Nelk es una combatiente, pero también una superviviente, por lo que continuamente tengo que estar adaptando sus habilidades para dar lugar a una expresión letal y personal. Sus (nuestras) derrotas me han hecho plantearme situaciones y dar lugar a combos en los que no había caído dentro del sistema, y en la actualidad creo que tiene la cualidad de poder derrotar a una gran cantidad de oponentes diferentes pese a su peculiar estilo.

Especialmente importante en todo esto fue su elección de esferas. Me tomé con mucha calma hacer esto, dejando que el espíritu del personaje progresara con la campaña, hasta dar lugar a que no hubiera arrepentimiento en estas elecciones. Hubo muchas posibilidades, como fin, mentira, odio y todo, pero finalmente fueron ira y nada. Y no me arrepiento para nada.

Haciendo un leve “spoiler” de lo que está por llegar en los relatos, el grupo de tradicionalistas Najshet se enfrenta a un problema que afecta incluso internamente: las diosas están peleadas, y reclaman a Msrah que se posicione contra Dafne, y Nelk es una bisagra sobre la que se carga una responsabilidad que no ha solicitado.

He llegado a plantearme muchas posibilidades, pues como personaje “bisagra” tengo un margen de maniobra bastante grande, un margen que no tienen Dafne y Msrah, cuyos anhelos comprometidos los alinean con los intereses de las respectivas diosas. Para los que no conozcan el sistema (y esto es la clave del artículo) un personaje que incumpla voluntariamente un anhelo comprometido pierde toda la experiencia de la partida.
Voy a insistir en lo que significa esto. Dafne y Msrah están forzados a pelear entre ellos, o a perder toda la experiencia sesión tras sesión. Como jugador esto a mí me parece una oportunidad narrativa excelente, y llegué a pensar que sería el fin de esta campaña, o por lo menos el fin tal y como la entendíamos. Creo que todos somos el tipo de roleros que acepta que los personajes no tienen por qué permanecer en grupo.

Lo curioso es que en esta terrible disyunción entre sus anhelos y sus lealtades, Msrah decidió por lo segundo. No quiso tender hacia cumplir las órdenes de su diosa, sino a buscar una reparación de la relaciones entre ellas y debido a esto, partida tras partida ha renunciado a toda la motivación.

Esto me llevó a un pensamiento que me dejó contrariado. A mi amigo Siul le gusta su personaje Msrah como a mí me gusta mi personaje Nelk. Y ahí estaba él, Siul, renunciando a toda la no poca experiencia útil para su personaje porque quería mantener el grupo.

Qué tío más cojonudo, me dije a mí mismo. ¿Habría hecho yo lo mismo? Ya no estamos hablando únicamente de la cuestión narrativa (aunque ambos caminos eran narrativamente muy atractivos), sino que él como persona sacrificó algo que mola.

Creo que el rol hardcore que representa Espada Negra puede provocar este tipo de situaciones, lo cual en parte me hace sentir muy orgulloso como uno de los padres del sistema, pero por otra parte también me hace sentir cierta responsabilidad. ¿Tienen los juegos hardcore la propiedad de cimentar las relaciones de amistad? Si es cierto, ¿acaso no tienen también la posibilidad de hacer de catalizador de su destrucción?

El caso es que yo no tengo tanta ocasión de vivir las pasiones y sufrimientos de un personaje, pero gracias a esa campaña he podido sentirlas en el que quizá sea el mejor personaje de mi vida. Y los eventos recientes me han llevado a preguntas.

Jugar al rol es una actividad social, pero, ¿acaso no es también una forma de revisar nuestras amistades? En el mismo sentido en el que yo meto pedazos íntimos de mi ser en Nelk quizá también busquemos en las relaciones con otros personajes un compromiso o intimidad que la vida real no termina de proporcionarnos, sumidos en las preocupaciones de un mundo relativamente seguro.

En este sentido jugar al rol puede ser algo más profundo que un simple juego, y sumirnos, como digo, en las pasiones y miedos de una experiencia que no es la nuestra propia, pero que nos da información y nos permite enlazarnos con otras personas.

Creo que es uno de los motivos por los que me gusta tanto el rol hardcore, el estilo objetivo, y Espada Negra. Muchas de mis amistades han ido a más creando, debatiendo, jugando y compartiendo. Y también en esta dimensión que tan pocas veces suelo explorar.



Entradas similares: