Hermanos Juramentados de la Espada Negra
De mi historia con el software libre y las computadoras.
28-7-2019 23:38
Por Taraak


Dándome cuenta de que nunca he hablado de esto que me resulta ferozmente crucial (el software libre) me dispongo a corregir tal carencia esperando que el texto resultante sea de agrado e inspiración para aquellas personas que lo lean.


Mi historia con los ordenadores comienza de forma relativamente tardía, evidentemente (teniendo en cuenta mi país de procedencia) tuve contactos previos con el mundo de la informática, incluso algún curso (o mas bien clase, en singular), pero no fue hasta que cumplí los 11 que la historia empezó de verdad. En aquel año se me entregó para mis estudios un portátil, no era especialmente potente (de hecho tenia la friolera de 512 megas, posteriormente incrementados hasta un gigazo) de memoria RAM, y, como pueden hacerse una idea, un sistema operativo de Micro$oft, particularmente XP; mi experiencia en los primeros momentos no fue por tanto muy libre, añadiendo la imposibilidad de acceder a internet de manera alguna o conectarme a redes FtF (Face to Face ;-) ) mis posibilidades de extender las funcionalidades o características del sistema eran muy limitadas.


En aquella época (al medio año de recibir el portátil) hubo un punto de inflexión, no tanto en mi situación, la cual continuaría de esta manera mucho tiempo, sino en mi mentalidad; cometí el gravísimo pecado de usar aquel portátil para acceder a los juegos que venían como extras de un DVD de Harry Potter y la Piedra Filosofal, la bronca que me comí fue de órdago y mi portátil entregado a un informático para que capase mis posibilidades de cometer semejante atropello otra vez, en ese momento yo entendí que si quería disfrutar de las computadoras debía saber controlarlas, y, al contrario que había hecho hasta entonces, no solo usarlas.


Tras aquella experiencia me las arreglé para que un amigo de mi progenitor me cediese unos CDs con software variado, aquello para mi fue como redescubrir los Legos, trastee hasta quedarme a gusto (mentira, nunca me sacié del todo, a día de hoy sigo queriendo cacharrear :^) )



Pasó el tiempo y legó el momento que a toda instalación de Window$ le llega, y es que esa instalación que duró tres años es mi record absoluto con cualquier producto de esa casa, y gracias a eso llegó interné, obtuve acceso durante un tiempo limitado para conseguir lo necesario para una instalación "limpia"; evidentemente no me limité a lo que me indicaron y conseguí todo el software que pude y cabía en tres CDs.



A aquello siguieron momentos puntuales de acceso a internet siempre para hacer los encargos que tocase, pero en los cuales sisaba el tiempo que pudiera para conseguir manuales y programas de todo tipo, además, céntimos que caían en mis manos céntimos que quemaba cuando podía en un cybercafé, cada vez tenía mas manga ancha para hacer a mi antojo, no por deferencia, mi actitud era tolerada por lo necesario de sus resultados, el poder se traducia en libertad.


Con el tiempo conseguí un acceso relativamente estable a internet (una o dos veces por mes, durante unas horas), fue además en los tiempos del Ramoncín y El Jueves, los tiempos del Hombre del Tanga y la SGAE, de David Bravo y Teddy Bautista, de Frikipédia y la Innombrable, como pueden hacerse una idea me hice todo un piratilla.



La información quiere ser libre, y las personas tienen derecho a hacer su vida al margen de parásitos que nada aportan, evidentemente yo no había profundizado tanto como ahora, y de hecho parte de mi argumentario tenia mas lagunas que Escocia, por no mencionar que convivían con las ideas fascistas con las que se me crió.


En aquellos tiempos me las arreglé para aprender bastante, pero un día al poco de cumplidos mis 14 años me presentaron al hombre que a día de hoy tras su fallecimiento sigo considerando mi querido maestro, Gines Bueno González, este hombre me dio un CD de Ubuntu (que conservo a día de hoy) y me habló del software libre y de Richard Stallman enseñándome videos de sus conferencias, aquella primera vez que nos conocimos desde luego había abierto una brecha importante en mi manera de entender las computación, gracias a el y a una conexión (ahora si) verdaderamente estable a internet aprendí mas en dos meses que en todos los años anteriores.


Por aquella época no era tan talibán como lo soy a día de hoy, tenía un arranque dual entre un XP y mi distribución GNU/Linux (usualmente, también usé BSD un tiempo) del momento, XP para juegos, y los sistemas verdaderamente operativos para todo lo demás (aunque infestados de software privativo, lo reconozco). Si algo entiendo de esta época es que no se puede forzar a abandonar todo el software privativo de golpe.



El caso es que me enamoré de todo aquello. Antes la colaboración a la que había llegado era simplemente primitiva, no era comparable el ambiente en torno a todo aquello con el ambiente del piratilla de software privativo y películas, aquello era verdadera colaboración; nunca me importó un cuerno lo que fuese legal o no, pero era evidente que blindar aquellos programas que usaba para que fuesen propiedad de sus usuarios creaba un ecosistema muy distinto, y por sobre todo, ahora realmente controlaba mi ordenador, la única limitación a lo que pudiese hacer era mi propia capacidad, nada estaba cerrado, nadie podía cerrármelo, yo tenia las llaves de todas las puertas y era libre de hacer y deshacer a mi entera voluntad.



También fue una época de intenso “distrohopping”, que consiste en saltar de distribución en distribución, una suerte de equivalente al “canguro” en los foros de rol (salud Hermana) pero con las distribuciones en lugar de con los foros; fueron los tiempos de Compiz, de ventanas gelatinosas que estallaban en llamas al cerrarse y punteros barrocos (todo eso con 1giga de RAM), dioses misericordiosos ¿como pude ser tan hortera? :^) , evidentemente y ante tanto poder, escaso conocimiento y ganas de cacharrear andaba reinstalando a cada dos por tres, pero me divertía de lo lindo.



Evidentemente para mi lo ideal era que todo el software fuese libre, pero tampoco tenía demasiados reparos en usar software privativo, después de todo la escena de juegos libres es incluso a día de hoy un asco, pero para todo lo que no fuese eso yo veía que no existía una necesidad real, todo tenía un remplazo aunque en ocasiones fuese mas dificil de usar, pero joder, ese era el precio de ser libre a fin de cuentas, con el tiempo mas y mas de los programas que “necesitaba” encontraban su reemplazo, y poco a poco me acercaba a solamente necesitar “trabajar” en un entorno privativo cuando así me lo exigían y no me dejaban escoger las herramientas a mi.



Y así pasamos rápidamente en el tiempo, tiempo durante el cual el riachuelo que comenzó con aquella reflexión a los 11 años se hacia mas y mas caudaloso, hasta que llegamos a las revelaciones de Snowden y Assange; poco se puede decir de estas revelaciones que no se dijese mil veces antes, solo mencionar que para mi esto fue quitarme un peso de encima, estas revelaciones “curaron” mi visión del mundo “paranoica” (no es paranoia si de verdad hay un acosador con un hacha persiguiéndote, y yo me sentia medio loco en ocasiones), estos escándalos solo venían a confirmar de primera mano lo que tantos y tantos hackers y activistas decían, que a mi me cuadraba, que me parecía que tenía sentido, y que todo el mundo ridiculizaba. Ahora usar software libre no venía dado (no solamente) por una cuestión de ética, de buscar un mundo mas justo, o de sospechas, ahora venía reafirmado por una cuestión de pura y absoluta necesidad y amenaza.


Actualmente puedo contar con los pulgares de las manos el software privativo que hay instalado en mi sistema “base”, la BIOS con su infame Intel ME (del que espero deshacerme pronto) y los drivers de la tarjeta wifi (que espero poder reemplazar cuando “arregle” la BIOS). Mención a parte merece el cliente de Telegram, las cosas claras, Telegram es un servicio privativo con un cliente libre, técnicamente todo lo que funciona en mi sistema “base” (menos los dos ejemplos antes mencionados) es libre, tampoco uso arranque dual alguno, hace 5 años que me deshice de el.


¿Pero en serio no usas mas software privativo que ese?, no, no en mi sistema “base”, no tengo arranque dual, de hecho hace unos cuantos años que ando feliz sin el, pero aún así llegan momentos en los que, ya sea por imposición académica, laboral y/o administrativa necesito un determinado software, en estos casos si no existe alternativa compatible, no dispongo del tiempo para encontrar la alternativa, o de tiempo para aprender a usarla, es entonces que recurro a la virtualización.



Afortunadamente a día de hoy esto solo es requerido para cuestiones académicas, y yo puedo decir sin temor que puedo contar con los pulgares de mis manos el software privativo que uso para mi computación personal, siendo además que el que se me requiere para cualquier otra cosa está completamente aislado y contenido.



Ahora solo me resta seguir aprendiendo y en un futuro contribuir.





Entradas similares: