Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Algunos juegos de rol que he jugado
26-12-2016 12:11
Por Verion
Aquí llega un artículo solicitado: un listado constructivo sobre los juegos de rol a los que he jugado. La parte de “constructivo” es la complicada, puesto que pese a que he jugado a una gran cantidad de juegos de rol, en verdad ninguno me gusta demasiado. Si se diera el caso de que alguno me gustara, lo habría propuesto para sacar Espada Negra y nos habríamos ahorrado un esfuerzo enorme, porque en sí no tenemos una necesidad de crear un sistema “porque sí”.

Hay personas que creen que no he jugado a apenas juegos de rol, y a veces me ponen respuestas bastante poco respetuosas en redes sociales y demás. A ellos, que sin duda nunca leerán este artículo, les dedico este texto.

Así que sin más preámbulo, allá van los juegos con su comentario constructivo sin un orden particular.

Warhammer 40.000 Rogue Trader

No me estoy refiriendo al moderno juego de rol de FFG, sino al juego de estrategia original de Games Workshop de 1987 que nosotros utilizábamos como un juego de rol, porque la verdad es que en cierto sentido el sistema se prestaba un poco. Fue mi primera experiencia rolera con unos diez años, y desde entonces siempre he tenido un gran respeto por este universo, y en particular este libro me sigue dando ideas.

Muchos años más tarde jugué al juego de rol de FFG con un aficionado extremo del sistema y del mundo.

Warhammer

Sin salirme de Games Workshop y sus heredados, en este caso me refiero al juego de rol en su primera edición en castellano. A este jugamos hasta reventar el manual, en aquellos tiempos de inicio de internet en los que uno se bajaba cantidad de material fan, y creo que esto es a fin de cuentas la lectura más positiva que le saco, pues el básico solo contemplaba personajes de cuatro razas, mientras que de internet te bajabas packs bastante majos para hacerte, por ejemplo, una banda de elfos oscuros que invadieran las costas del viejo mundo.

Star Wars D6

Para el que no lo sepa, soy un HATER de Star Wars. No he visto las nuevas pelis, y probablemente no lo haga. También opino que las pelis antiguas son películas malas. Pero bueno, de joven no opinaba así, y el ambiente me llamaba bastante la atención y jugué dos campañas muy largas del juego de rol tradicional.

Tengo que decir que dentro del sistema D6 (que ahora podemos utilizar como OpenD6 para lo que queramos) se puede disfrutar de una sensación de especialidad un tanto divertido, si los personajes tienen mucha experiencia. Es decir, que si uno tiene un problema, el grupo tiene mucha tendencia a mirar las características de los personajes para ver cuales son las posibles formas de afrontarlo. A mí esto siempre me gustó.

Leyenda de los cinco anillos

Yo pasé un periodo de mi vida jugando al juego de cartas coleccionables, así que la existencia de un juego de rol encajaba bien para un colectivo que se pasaba el día dándole al tema de este… bueno, ambiente de samurais hollywoodienses.

Hay una característica graciosa e interesante de los personajes de este juego de rol, y es que son de papel. Muy de papel, de hecho, se parten en dos con un mal golpe de katana, lo cual en realidad es una buena cosa.

Lo jugué más tarde con otras ediciones, y también con el sistema D20. Nada como la frescura del original, en mi opinión, los parches arreglaban cosas y metían otras, y cada vez me parecía menos… “slash, muerto”.

Stormbringer

Mucha gente en mi entorno jugaba a Stormbringer, así que… ¿por qué no jugar con esa gente? Nunca fue mis favoritos de los medievales, pero tenía algo que siempre me llamó la atención, y es su generación aleatoria de personajes en la que te podía tocar ser, con mucha suerte, un increíble noble asesino de Melniboné, o con mala suerte (no tanta) un mendigo sin prácticamente habilidades con putadas tan horribles como ser manco o calvo (sí, son diferentes resultados de la misma tabla).

Rolemaster

Al mismo grupo que le gustaba Stormbringer le dio durante un tiempo por meterse a Rolemaster y leer montones de críticos E. ¿Y qué puedo decir de este juego? Pues que pasé a apreciar sinceramente Stormbringer por comparación. Ninguno de los dos volvió a mi vida, porque este grupo con el que jugaba decidió que ya valía de ser unos apestados sociales y se centraron en ir a discotecas para poder tener compañía femenina. Me quedé todos los manuales.

Shadowrun y Cyberpunk

Estos dos juegos tan diferentes cayeron para mí en situaciones muy parecidas, y de ambos disfruté bastante en cantidad de partidas nocturnas. Recuerdo más Shadowrun porque a mi grupo le gustaba más, pero en realidad a mí me agradaba el rollo más humano de Cyberpunk.

En ambos casos destaco la creación de personajes, tremendamente abierta, que lo metía a uno completamente en el meollo del transhumanismo. En el caso de Cyberpunk había además unas curiosas tablas que lo invitaban a uno a explorar el azar del pasado de su personaje, incluyendo, entre otras, sus relaciones amorosas.

Vampiro y otros del “Sistema Narrativo”.

No sé si soy más hater de Star Wars, de los elfos, o de los vampiros. En los juegos en los que hay elfos normalmente nadie te obliga a ser un elfo, pero cuando el master dice que todos vampiros, pues ale, todos miserables chupasangre héroes de la noche. En fin, cuando se me ha dado el caso siempre me he hecho un “nosferatu”, que por lo menos representan bien su asquerosa naturaleza.

También acabé jugando a muchos de los hijos del “Sistema Narrativo”. Hombre Lobo, edades oscuras, Mago, Hunters, Changelling, uno de cambiaformas variados del este, y tengo el recuerdo de uno de momias, aunque quizá este último lo soñara.

Siempre me gustó que se podían meter jugadores a media campaña y se jugaba bien.

Ars Magica

Quise hacerme un guerrero (casi siempre me hago guerreros) y el máster me dijo que la cosa no iba así, que tendría a mi mago poderoso y a su servidor de mierda. Me leí el manual, y bueno, me llamó la atención el sistema de magia. No jugué demasiado. Tampoco lo recuerdo mucho.

Fallout (de mesa)

Si o recuerdo mal, venía toda la descripción del sistema en un PDF en el CD del vídeojuego “Fallout 2”, así que ¿por qué no llevarlo a la mesa? Bueno, la respuesta es "porque sus cálculos están pensados para una computadora", lo cual expulsó en una sola sesión a los que no estuvieran estudiando una carrera de ciencias.

Me gusta que los atributos sean una cosa fija (la que define al personaje, de hecho) y las habilidades sean alterables por la experiencia. Podría escribir mucho de esto, y seguramente lo haya hecho ya.

Fate

Una vez, en unas jornadas. Los personajes se hacen rápido.

Savage Worlds

Otra vez en unas jornadas. Los personajes estaban pregenerados.

Apocalypse World

Me dio por leerlo, y más tarde me apunté a una partida. ¿Qué decir? Me gustan mucho los apocalipsis, y en este hay una cosa chula, y es que los personajes se afectan entre ellos desde la creación… y que el tema del sexo está ahí. A mí me gusta más que surja de forma natural, pero bueno, supongo que en cierto sentido es un revulsivo cultural que está bien.

Mouse Guard

El cómic está bien. El juego de rol tiene ilustraciones del cómic.

Otros

He dedicado mucha parte de mi vida a comprender esto de los juegos (no solo los de rol), y si bien he jugado a una buena cantidad (se me quedan fuera Cthulhu, Aquellarre, Fading Suns, RuneQuest, GURPS y algunos que ni recuerdo el nombre), otros tantos solo los he leído. Creo que hace tiempo alcancé una madurez tal que… bueno, que identifico las virtudes que son similares a otros, y los que acababa probando eran los que me parecían algo distintos.

Y por supuesto AD&D

No es el juego que más he jugado (que es Espada Negra), pero obviamente es el segundo puesto en el que de hecho empezó Espada Negra. AD&D te animaba como ninguna a imaginar mundos y no estaba mal para reproducir conflictos. Estaba lleno de errores, pero uno le iba poniendo parches y compartiéndolos con sus amigos, y más tarde compartiéndolos en la web.

Jugué a Forgotten Realms y a Dragonlance, le di una caña impresionante a Dark Sun, y toqué algo Ravenloft. En todos ellos se hablaba un idioma universal que la mayoría de jugadores entendían bien (sí, incluido el THAC0). Trabajé para poder comprarme el “Tomo de magia” o “Los reyes dragón”, y en general disfruté como un enano.

La parte que más disfrutamos en mi grupo fue cuando lo forzamos en EN, y se crearon impresionantes relaciones sociales porque… bueno, los personajes no eran amigos entre ellos, y el que contara con el apoyo del misterioso druida Siul sin duda tendría una ventaja (y nunca se sabía de qué lado se iba a poner).

Una "viejaescuela" que jugaba con estos manuales...

Más tarde jugué a tercera, a las actualizaciones de tercera, e incluso un poco a cuarta y quinta. Yo creo que esa situación no se podría haber dado en esos juegos porque… bueno, no tienen la misma definición de personajes.


Entradas similares: