Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Creación de un personaje: Nelk
24-9-2015 10:55
Por Verion
Como sabrán los lectores habituales de este espacio suelo escribir artículos de opinión en este espacio entremezclados con cuestiones de Espada Negra, pero sobre lo que no suelo escribir (al menos no mucho) es de mis experiencias concretas en partida. En este caso voy a romper la tónica con la construcción de un personaje que para mí ha sido interesante desarrollar.

Yo suelo jugar las partidas como Creador (es decir, máster), y muy muy raramente llego a jugar partidas sueltas con alguien que encuentra un rato. Nunca tengo ocasión de participar como personaje en una campaña, lo cual es un poco fastidioso para mí. Será comprensible entonces que me alegrara como un niño cuando me enteré de que el hermano Senshi iba a Crear una campaña los domingos por la mañana. Es un horario que no tengo ocupado con ninguna otra actividad, así que acepté instantáneamente y me puse con la siempre satisfactoria tarea de crear un personaje.

El ámbito de la campaña es el antiguo imperio Najshet, y el hilo común que los uniría sería la defensa de un templo ubicado en el desierto (un templo obtenido fruto de un trasfondo de otro personaje, por cierto).

No me gusta demasiado hacerme personajes miembros del imperio Najshet porque sus profesiones son intencionadamente rígidas para representar que son un pueblo absolutamente decadente. Por una parte está el guardián, que sabe pelear, historia y nada más, por otra está el sacerdote, que es un político con cierto posible futuro sobrenatural, y finalmente las furias, esclavas guerreras y sexuales.

Como estaba pensando en un personaje a largo plazo, no me apetecía que perteneciera a las dos primeras profesiones que son parte de la aristocracia. Claro que seguramente podría haber hecho una forma de rebelde mezclándolo con otras profesiones de las que no exigen nación (campesino, gladiador, marinero, o alguna así) o utilizar la ventaja "viajero", pero si hacía eso no iba a encajar demasiado bien con un defensor de tumbas, así que finalmente me decidí por una furia.

Me gusta mucho la sociedad de las furias porque da lugar a interpretar personajes de una sociedad muy diferente a la nuestra, pero si no se tiene cierto cuidado se puede entrar en el campo de la auto parodia y acabar rápidamente harto del personaje. Tendría el reto de conseguir un personaje con una psicología interesante.

La mecánica en este caso entraría en mi ayuda. Por una parte la profesión en cuestión proporciona una gran cantidad de habilidades interesantes y mucha libertad a la hora de asignar sus niveles. El equipo sería deficiente (¡hay que acceder a un trasfondo para tener un objeto de calidad normal!), pero si sobrevivía una o dos aventuras, seguramente podría hacerse con objetos con los que combatir.

Decidí que el personaje tendría grandes contrastes. Aprovecharía al cien por ciento mi conocimiento puntilloso del sistema para dar lugar a una guerrera de alta letalidad, pero por otra parte le pondría importantes vulnerabilidades. Decidí que incluiría muchas desventajas complicadas para el personaje, y también algunos atributos a nivel muy bajo (hablaré de ello más adelante).

Ya tenía un esbozo del tipo de situación personal de Nelk, así que me lancé a crear una pequeña historia para ella. Me gusta presentar este tipo de escrito al Creador cuando juego, y me ha autorizado a compartirlo en este medio. Me gusta hacer este tipo de texto muy concreto para no agobiar al Creador.
Con las furias es muy fácil entrar en un personaje muy sexualizado (y es normal, a muchas furias las prostituyen), pero los personajes de los jugadores tienen permiso para ser excepcionales en su mentalidad, atributos y comportamiento. Una de las posibilidades más interesantes para una furia es contar con una inteligencia excepcional que las distinga del resto. En este caso obré de forma contraria.

Un furia puede ser una sabia veterana... ¡pero Nelk no lo es!


Nelk nació en una celda de furias, y aunque tuvo una infancia no del todo dura, pasó a una situación más sufrida cuando su madre fue comprada por un harrassiano, y desapareció para siempre de su vida. Desde ese momento fue mal cuidada por violentas envidiosas de su madre, que la sometieron a todo tipo de presión.

Nelk se resistió siempre a dar su brazo a torcer, y combatió una y otra vez pese a llevarse golpes en una y otra dirección. Además, Nelk no era la más rápida de sus compañeras, y cuando descubrieron que no era precisamente inteligente, la insultaban y humillaban por este motivo.

Nelk aprendió que tenía que desarrollar su faceta violenta, y sobre todo estar bien callada, cosa que practicó desde ese momento con la terquedad propia de su carácter.

Precisamente por esta cualidad destacó como combatiente, y tuvo un momento de fuerza entrenada por Kelank, un guardia real que vio su potencial y que además se aseguró de que no fuera prostituida. Bajo su dirección Nelk consiguió aplicar su poco talento, que en este caso estaba relacionado con la muerte.

Nelk participó en una variedad de combates de los que salió muy bien parada, e incluso fue propuesta para un combate de espectáculo. En este se enfrentaban tres furias desprotegidas contra un gladiador protegido por armadura. La idea detrás de estos combates es que las furias simplemente fallezcan de formas violentas, y así lo hicieron las dos compañeras de Nelk, mas esta se hizo con una de las espadas de su compañera, y equipada con las dos armas combatió durante más tiempo del razonable para su constitución, esquivando más tajos de los que recibía, y aún así recibiendo en su propia piel. Pero golpe tras golpe fue destrozando a su oponente, aturdiéndolo dentro de su armadura, para finalmente ejecutarlo con un doble espadazo en la boca.

Nelk se sintió crecida, casi inmortal, y pensó que así recibiría más apoyo de su celda, pero al contrario, las mucho más bellas prostitutas se burlaron de su lesbianismo y su lentitud mental. Ella, humillada en su momento más álgido sintió que si vida no valía nada, y que necesitaba una venganza, así que constituida en un vorágine de ira atacó a más de diez prostitutas destrozándoles la cara a puñetazos, antes de ser reducida por los guardias.

Nelk fue internada en un cuarto oscuro en el que no podía moverse durante días, e incluso cuando fue sacada de ahí se le obligó a pasar todo su tiempo libre ahí, donde se volvió loca. Además le grabaron en la frente el símbolo de que había ofendido a Najshet, y le raparon la cabeza para que siempre se le viera.

Cuando le enseñaron su imagen en un espejo, Nelk sufrió un cierto grado de locura. A la ya considerable fobia que había adquirido, se le unió un trauma que ya nunca superaría. Ese día intentó suicidarse, tras lo que se le impidió además el acceso a objetos peligrosos, y se le obligaba a dormir atada.

Nelk encontró entre sus propios gritos un anhelo por ser la mejor guerrera del mundo, y se centró en ello incluso en los momentos de máxima reclusión. En su mente seguía repitiendo los mismos movimientos una y otra vez, los que Kelank le había enseñado pero ella era incapaz de mejorar. Atormentada por sus propios miedos, también desarrolló un odio hacia los harrassianos, que eran los que le habían concedido el valor a las prostitutas y no a ella.

Pero Kelank también sintió que la había traicionado, y decidió no enseñarle nada más. Ella deseó suplicarle que siguiera, pero aguantó por orgullo, el poco orgullo que le quedaba.

Nelk no sabe si le quedan muchos o pocos combates, pero reza a Liana para poder vencer a sus oponentes y ser la mejor guerrera de la bola de heces.

Ya con esta información clara, y con un dibujo muy claro de la mentalidad de Nelk impulsada por sus propios traumas y limitaciones, pero con una gran voluntad por vivir y convertirse en una gran guerrera y asesina.

Tenía un gran abanico de desventajas, pero me interesaban las que más condicionaran su actitud para dar lugar a situaciones inmersivas durante las partidas: Nelk sería un gran apoyo en muchas situaciones, y un estorbo absoluto en otras.

Oscuridad interior: Nelk no soporta su traición a Najshet. Verse en un espejo o similar hará que intente suicidarse, o por lo menos que se haga una pelota y se corte una y otra vez. Simplemente gritarle que es una traidora al Najshet puede llevarle al mismo estado (aunque no si se lo grita un harrassiano).

Traumatizada: Nelk no soporta la oscuridad. Le entra miedo con la iluminación débil, pero si se hace la oscuridad absoluta se queda totalmente inmóvil.

Criminal: Nelk está marcada como una traidora al Najshet, y ni siquiera se le da muy bien explicar por qué le han hecho ese tatuaje en la frente.

Las ventajas no dan tanta personalidad, así que se suelen escoger más “por interés” que las desventajas. En este caso me decidí por “veterano”, para darle una oportunidad a corto plazo, y “descompensación en atributo”, que es un “obligado” para mis personajes a largo plazo. Finalmente incluí odio a los harrassianos, porque me pareció apropiado que los viera como represores de su propia cultura, ahí sentados en el público y decidiendo que furias son buenas y malas, y porque le daría unas cantidades brutales de experiencia.

Para elegir los atributos me basé en la ficha de la campeona furia (sí, son personajes capacitados que aún tienen mucho que aprender de la vida), por lo que habría de contar con unos cuantos atributos deficientes (valor uno). La resistencia limitada daría fuerza a la imagen de un personaje que se desgasta rápidamente porque no sabe controlarse. Decidí cambiar el valor deficiente de liderazgo por un valor deficiente en inteligencia, porque pensé que encajaba mejor con la historia, aunque me daría unos problemas enormes para el combate, dado que Nelk necesita mucha iniciativa y otros valores que salen de inteligencia.

Tengo una idea para los objetivos y posibles desarrollos de Nelk: está obsesionada con ser la mejor guerrera de la bola de mierda, y para llegar a ello está dispuesta a enfrentarse a enemigos, y a fomentar enfrentamientos quizá innecesarios (anhelo profundo: probarse como guerrera). Desea encontrar un maestro nuevo o conseguir el perdón de Kelank (anhelo superficial: conseguir un maestro). Finalmente, tiene interés por encontrar a su madre, aunque no sabe cómo reaccionará cuando la encuentre (posible anhelo profundo: encontrar a su madre).

En cualquier caso pensé que Nelk tenía pocas oportunidades de supervivencia. Quiero decir, es una furia con importantes limitaciones, y en la primera partida de esta campaña falleció una furia mucho más sensata. Para mi desgracia había empezado haciendo una ficha de una furia totalmente prescindible y había acabado cogiendo cariño a esta guerrera con más problemas que cabeza.

¿Quieren saber cómo fue la primera partida con Nelk? Si hay interés en ello, puedo contarlo de forma relatada y tomarlo como costumbre mientras dure la campaña.




Entradas similares: