Hermanos Juramentados de la Espada Negra
El juego de mesa: escalabilidad
17-2-2014 01:12
Por Verion
Hay que ver cómo pasa el tiempo. Parece que fuera ayer cuando anunciamos el proyecto del juego de mesa de Espada Negra, y ya estamos muy cerca de poder llevarlo a las mesas. Es muy posible que no llegue siquiera a concluir los artículos "previos" que habia planeado.

Sé que la palabra "escalabilidad" no existe, pero creo que cualquiera de los lectores de este ámbito sabrán perfectamente a lo que me refiero: a la capacidad que el juego tiene para crecer en función a diferentes variables.

Ya hace unos días hablaba de las muchas opciones que el juego ofrecía en su reducido contenedor. A los hermanos de la Espada Negra que aquello que hacemos tenga mucho uso y andamos siempre buscando que la combinatoria favorezca este principio.

Sin meternos en estas condiciones especiales, el juego de mesa de Espada Negra puede jugarse de formas muy variadas. De hecho nuestra intención era plantear una mecánica básica no empleada hasta el momento y concretar con ella un primer juego que los mismos jugadores podrían ampliar.

Para aquellos que no hayan leído artículos anteriores al respecto, detallaré que en el juego se subastan una serie de cartas cada turno (jugadores +1 de hecho), que tienen tres variables:

-Producción de oro: Nos permitirá acceder a más subastas.

-Ataque: Nos permite saltarnos la subasta.

-Victoria: Nos permite... bueno, ganar la partida.

Lo que hemos querido entregar, pues, es una reglamentación muy básica. Por ejemplo, el juego explica que las cartas se subastan, pero, ¿en qué forma se subastan? Normalmente se pueden subastar sin la figura de un subastador, pero esta se puede añadir con muy pocas reglas adicionales, y durante las pruebas muchos jugadores encontraron divertido que este "poder" fuera pasándose de jugador a jugador.

Se especifica también que los jugadores pueden obtener las cartas, pero, ¿especificamos que las tenga que tener a la vista? Bueno, lo cierto es que de forma natural hay que tenerlas a la vista para comprobar sus valores, pero, ¿y si se cuenta con un árbitro? En este caso se puede tener las cartas a escondidas añadiendo muchísima dificultad a la partida, lo que parece un concepto especialmente interesante para torneos.

Otra opción interesante es variar la subasta en sí. Estamos acostumbrados a las subastas directas, pero en Harrassia se hacen a la inversa, es decir, el artículo empieza en un valor elevado y este se va reduciendo hasta que alguien accede a pagar. Seguro que uno aprende algo de sí mismo jugando de esta forma.

Existen muchas otras variaciones más y menos sofisticadas que enseñaremos en la página web, intentando inspirar a nuestros jugadores.

Y por supuesto está la cuestión de las expansiones, pero eso son palabras de otro artículo.


Entradas similares: