Espada Negra: juego de rol
Foro del juego de rol de Espada Negra -> Campañas -> La verdad del desierto -> Censo de personajes

Censo de personajes
5-10-2017 13:38
Por Verion
Se ruega incluir un personaje por entrada, siguiendo los siguientes principios:
  • Debe registrarse el motivo por el que el personaje está interesado en el templo. Es aceptable, si se tiene dudas, el haber recibido un mensaje sobrenatural que lo ha impelido a viajar al templo, pero en caso de obrar así se recomienda trabajar el trasfondo.
  • Es permisible utilizar trasfondos de grupo en tanto que los personajes se realicen en el mismo lapso entre partidas. En este sentido un personaje ya realizado puede tener cambios en tanto que no haya llegado a jugarse en una partida.
  • Los personajes pueden elegir libremente miembros de las tribus del desierto, harrassianos y Najshet. Otras naciones como dormenios o guneares son aceptables, pero pueden ser denegados si no se justifica adecuadamente su lugar en el templo.
  • Las desventajas deben ser relativas al "lore" del templo. Como en el principio de la campaña no están descritas en gran manera, se acepta cierto grado de intrusión narrativa por parte de los primeros jugadores.
  • Es razonable que un personaje esté escapando al templo como consecuencia de alguna de sus desventajas. Por ejemplo, a un personaje podrían haberlo chantajeado para que vaya al lugar, pero la naturaleza de este chantaje podrá ser (y será) "abusada" por el Creador.
  • Los personajes serán de rango capacitado.


Buena suerte.
Re: Censo de personajes
5-10-2017 21:19
Por Crom
Aralak fue capturado y vendido como esclavo. Marcado como ganado, decorado como si fuera una vasija, castigado como un perro y vendido como una puta. Mató en los fosos de lucha de Harrasia, mató hasta que le dio igual y mató hasta que todos pensaron que le daba igual su propia vida. Finalmente, Aralak mató a su confiado dueño, que no amo, quien pensó que su esclavo estaban tan hueco y vacío de humanidad que podría incluso estar a solas sin guardias con el. Llegó incluso a usarlo de guardia personal.
Aralak mató muchas veces a aquel hombre bajo la Luna. Luego volvió a casa fue recibido con los brazos abiertos aunque fuera un juguete roto. Aralak ha seguido matando, se le da bien y le gusta porque odia a los Harrassianos y hacerles sufrir antes de dejar caer su almádena es un consuelo que casi le permite olvidar 4 años de infierno. Pero sabe que algo está mal en él y tiene miedo de terminar haciendo daño a los suyos. Ha oído hablar de Znara, cree que ese templo en la tierra maldita puede obtener su salvación (porque en esta vida en algo hay que creer)...sino, bueno, luchar por los suyos en cierto modo puede ser un consuelo.
Porque lo suyo es eso: matar.



https://espadanegra.net/jdr.php?vf=780

Re: Censo de personajes
6-10-2017 16:53
Por Taraak
Huérfana de ambos padres a muy temprana edad, tartamuda y sometida a constantes malos tratos y burlas, pareciera que que Ura hubiese cometido el mismísimo robo del colgante de Najshet y que estuviese pagando por ello; nada parecía mejorar su vida, ni siquiera cuando el miedo daba paso a la desesperación y arremetía contra sus maltratadores, peleas que sencillamente no podía ganar, tampoco mejoró cuando un sacerdote vio la brutal paliza que aquella niña larguilucha y huesuda era capaz de soportar, si, ahora tenia una cama, y comía dos veces al día, pero las burlas crueles como puñales en el corazón continuaban y el vacío de su corazón amenazaba con devorarla por completo, no era mas que una herramienta y una muy prescindible; hasta que un día le mostraron a la que seria su protegida, una muchacha excéntrica y orgullosa, que arranco la agonía de su corazón y por primera vez la trató como a algo valioso, como a algo precioso. De ahí en adelante todo cambió, las burlas no tenían sentido pues solo tenia importancia que una persona la escuchase, y esa persona nunca se burló de ella, las palizas disminuyeron, cuando se producían eran para probar sus habilidades, habilidades que entrenaba día tras día como si cada bocanada de aire dependiese de ellas, y empezó a ganar, pues cada paso que da es un paso junto a su diosa.Y así un día cuando ella la llamó a su lecho, supo que hiciese lo que hiciese en su vida pasada Najshet la había perdonado. Ahora solo tiene una preocupación, pesada como el mundo entero pero que soporta con felicidad: Proteger a Asis.

https://espadanegra.net/jdr.php?vf=773
Re: Censo de personajes
8-10-2017 22:20
Umar, hijo de Lahad y hermano seis años menor de Faruq (Campaña de Nased), nació en una noche de desdicha, pues su madre falleció durante su alumbramiento. No hubo rencor hacia él por parte de su familia, más bien todo lo contrario. Si bien, se sabe responsable del alejamiento que tuvo su padre del "mundo real", centrándose casi en exceso en el divino, buscando siempre a la Diosa en la oración para consolar su afligido corazón.

Aunque esto sirvió para que los dos hermanos crecieran aprendiendo el culto a Nadruneb, en cierto modo se podría decir que Faruq fue el verdadero responsable del bienestar de Umar. Como miembros de la tribu de la Serpiente, ambos aprendieron a cazar y a sobrevivir en las crudas condiciones del desierto. Ambos superaron el zueban zehir, y parecía que les aguardaba un gran destino por delante.
Hasta que Faruq fue expulsado de la Tribu por Coda, después de saberse que había estado consumiendo nantio, la hierba prohibida, llevándose con él a su mujer y a su futuro hijo. No ha vuelto a saber de ellos desde entonces, pero teme que haya perecido en el desierto o que haya terminado siendo atrapado por los carsij harrassianos.

Aquello hundió mucho a Umar, pero sobre todo, a Lahad. No mucho después de aquello, su padre cayó preso de una enfermedad de los pulmones que le asaltaba de manera crónica, haciéndole imposible viajar largas distancias sin ayuda e interrumpiendo sus peregrinajes en el desierto. Cuando ésta empezó a mostrar síntomas realmente graves, Lahad le pidió a Umar que acompañara a Znara en el que iba a ser su último peregrinaje para Nadruneb. Sabedor de que podía ser la última voluntad de su padre, Umar accedió, a pesar de no tener nada claro qué iba a ser de aquella "misión" divina. Dejó atrás a su padre enfermo y a su pareja, Duria.

Umar no recuerda muy bien el desarrollo del viaje, lo único que es capaz de rescatar en su memoria, es la marcha de la Tribu y el comienzo del trayecto. Todo lo demás se le antoja borroso y caótico, hasta el momento en el que despertó en la tormenta de arena.

http://espadanegra.net/jdr.php?vf=784
Re: Censo de personajes
12-10-2017 23:15
Por Vorvek
Todo pecado tiene su castigo, y Baufra había caído en el mayor de los vicios, yaciendo en la cama de su amada Aya, del Sagrado Linaje. Puesta sin duda por Najshet, santificado sea su nombre, para probar una vez más la frágil voluntad de los hombres. Su Santa Divinidad había hecho aflorar la mácula de su espíritu en forma de debilidad física, volviendo dolorosa su mera existencia con horribles llagas y tumores. El otrora orgulloso guardia real, era ahora un cascarón leproso atrapando un alma en pena.

Pese a todo, su amada Aya, del Sagrado Linaje, había mostrado la eterna misericordia de los dioses que pudiendo hacerlo decidieron no exterminar a los hombres. Acudió a él, en la noche. Le habló de las visiones del gran sacerdote. Le habló de penitencia y redención. Un lugar en el centro de la mirada de los dioses, perdido en las profundas e inhóspitas entrañas del desierto. Sin duda, si probara su valor ante ellos, su pecaminosa existencia podría ver su dolor paliado.

Sabiendo que nunca volvería a verla, aceptó la armadura, digna de un rey. La máscara ocultaba su desfigurado rostro. Nada podía ocultar su inútil brazo izquierdo, rígido, con los tres dedos que le quedaban atrapados en un agarre perpetuo. Sabiendo que nunca volvería a verla, juró regresar.



http://espadanegra.net/jdr.php?vf=785
Re: Censo de personajes
15-10-2017 12:05
Estudiar,aprender,madrugar estudiar,ser la mejor,esa fue mi infancia,llena de aburrimiento,no habia mas motivacion que la que le enseñaban a tener,pero,un dia,mientras el sacerdote superior hacia un ritual privado,me cole,la persona que habia en el suelo gritaba y lloraba,sufria como nunca antes podria haber sufrido,su cuerpo lleno de marcas,sangraba,sus gritos solo fueron ahogados por su propia sangre,y empezo a brotar de el un aura negra,rayos negros de las manos del sacerdote,que era todo eso?me fascinaba,como se hacia?porque el sacerdote hacia esto en privado y no mostraba al mundo el poder de taharda?empeze a estudiar por mi cuenta a taharda,sus poderes,el najshet estaba perdiendo poder y eso habia que cambiarlo,los harrasianos creen que pueden invadirnos como quieran?No,no pueden..taharda esta de nuestro lado,aun asi no sentia la libertad que necesitaba,me asignaban guardias que no tenian la vision adecuada,no tenian ideas propias....y entonces conoci a Ura,tenia una esencia...unica,Taharda me habia concecido sus poderes ,me habia elegido para llevar su poder al mundo,y estaba segura de que Ura era la elegida para ayudarme,ella era la perfeccion hecha persona,tan dulce,la elegi como guardia personal al instante,su tartamudez la hizo pasar por horribles situaciones que la han hecho muy fuerte,me apenaba que hubiese sufrido,pero,ella era perfecta,estoy convencida de que taharda le dio su tartamudez por algo,mi protectora mi confesora mi acompañante...Ura...la necesito,es mi paraiso privado,taharda la puso en mi camino por algo,su futuro le depara grandes cosas,a su lado me siento mas cerca de Taharda
https://espadanegra.net/jdr.php?vf=781




Re: Censo de personajes
17-10-2017 08:43
Por Tenfes
Su nombre es Utok M&039;Aktka. Cuando tenía cinco años se sentaba en el regazo de su abuelo en el círculo de ancianos mientras atendía con ojos brillantes. Con siete años le cortó el cuello a Tek&039;et mientras dormía con un cuchillo de piedra y devolvió el cuchillo a su madre. Tek&039;et no volvió a perturbar la paz de la tribu, ni se escucharon más llantos en la noche y calladas peticiones de auxilio. Con nueve pasó enfermo doce lunas con su alma atada por un hilo, y cuando regresó había aprendido la lengua de los espíritus y verdades que hacían temblar a quienes lo escuchaban.

Con diez años aprendió a cazar, con once peleó con una hiena y la mató, pero ella quedó dos días bajo su cuerpo llorando y muriendo en silencio. Con once se encontró finalmente consigo misma guiada por las voces del desierto y se rescató dándose agua y alivio, y así conoció a su otra tribu. Estuvo completa una luna, antes de ser devuelta a su otra tribu y quedar de nuevo a medias. Ella entonces no lo sabía, y Utok se pensaba completa, pero M&039;Aktka era más sabio y sí lo sabía.

Con quince Utok dejó la tribu entre amenazas y gritos de sus parientes para acudir al sur. Con dieciséis era guía, y con diecisiete luchaba y mataba a otras tribus en nombre de Harrassia desde un puesto fronterizo. Utok crecía, era fuerte como un león, dura como una hiena, y había soles en sus ojos que cegaban a los que la miraban. Con veintitres los harrasianos con los que compartía guardia la nombraron su líder, y a ella esto le pareció natural y bueno, y ellos lo celebraron. Con veinticuatro prendió fuego al lugar que defendía y lo saqueó por entero, y regresó a su tribu con regalos de agua, dátiles, carne, pan, leche y miel, de telas hermosas, armas de hierro y cuero curtido, y su tribu le perdonó y celebró su regreso. Sus hombres la siguieron, porque era su líder, y celebraron su nueva vida.

Con veinticinco, M&039;aktka cruzó el desierto apoyado en su bastón para acudir en busca de sí mismo, y se encontró, y desde entonces y para siempre Utok M&039;Aktka y M&039;Aktka Utok ha sido.

Utok M&039;Aktka y M&039;Aktka Utok ha soñado con un desierto unido bajo una tribu, un centenar de hombres los sigue ya con ojos y aceros brillantes, los harrasianos conocen y temen ya su nombre, coreado por gargantas enrojecidas y espadas sedientas.

M&039;Aktka Utok tuvo un sueño, y vio un lugar en el desierto, un lugar sagrado y de poder, y se dijo que allí aguardaba la semilla de su sueño y Utok M&039;Aktka fue con sus mejores guerreros a buscar la semilla. Y pronto regresará con la semilla para unir a todas las tribus y Utok M&039;Aktka y M&039;Aktka Utok conquistará las arenas.

- Relato junto al fuego de un cuentacuentos en las tribus unidas del León y la Hiena.

https://espadanegra.net/jdr.php?vf=791
Re: Censo de personajes
18-10-2017 19:01
Por Eomar
Urkener se trata de un joven risueño, de la tribu del escorpión. Con una vida fácil hasta ahora contando con los estándares de las tribus. Es un joven con ganas de demostrar lo que vale, pues no ha tenido una verdadera oportunidad. Aunque bastante verde tdavía, quiere mejorar como guerrero y cazador para elevar la gloria del clan.

Con una familia importante en clan, y dado la relativa paz de la iguana, Urkener nunca ha sido un guerrero de verdad, aunque siempre se ha dedicado a la "guerra", solamente en una ocasión ha demostrado ser un guerrero de las tribus.

Esa ocasión fue un asalto a una caravana Harrasiana, que pasaba cerca de donde estaba la tribu en ese momento. Un grupo de jóvenes, ansiosos por demostrar su valía acabó con la vida de los comerciantes, y saqueando la caravana.

La paz del clan con Harrasia podía romperse debido a ese acto. Además, entre los restos se encontró el sagrado símbolo de la diosa Nadruneb en un colgante que llevaba uno de los Harrasianos. El sacerdote de la tribu lo dejó bien claro, era su misión viajar hasta tierra sagrada y devolver ese símbolo a donde pertenecía. Pero el desierto es duro, del grupo de cinco jóvenes que partieron, cuatro ya son pasto de las hienas, o son devorados por las dunas, pero la misión sigue, siempre que Urkener siga vivo.

https://espadanegra.net/jdr.php?vf=792
Re: Censo de personajes
24-10-2017 11:59
Era tan solo una niña cuando se me entregó a las Furias. Mi coexistencia con las demás fue complicada pero pronto aprendí que solo las más fuertes perduraban en aquel ambiente, o las más hermosas, las cuales se marchaban para no volver nunca más a la celda.
El entrenamiento que se me impuso me dejó destrozada. La mayoría de las veces rara era la sesión que no acababa amoratada en todas mis partes blandas o con algún hueso fracturado, pero no podía dejar que la adversidad me engullera porque las que no luchaban dejaban enseguida de ansiar la vida.
El dolor era un buen maestro, me recordaba que estaba viva y que tenía que volver a levantarme para tumbar a mi oponente. Pronto encontré mi lugar en el mundo, fue durante un entrenamiento. La cosa se salió de sus casillas cuando mi contrincante subestimó mi habilidad o tal vez estaba más verde de lo que aparentaba. El combate se desarrolló demasiado rápido y cuando me quise dar cuenta mi arma estaba atravesando su cuello. Su rostro, su mirada, los estertores de su muerte... todavía lo recuerdo vívidamente en mis sueños.


http://espadanegra.net/jdr.php?vf=793
Re: Censo de personajes
24-10-2017 19:47
Un paso, otro paso, otro paso,... esa es la manera en la que uno se mantiene vivo en el desierto, los que no siguen este mantra acaban ahogándose en este mar de dunas. Tan sencillo... y a la vez tan difícil.
Yo lo sabia, y los demás también. Gracias a ello todos habíamos conseguido llegar vivos. Por lo menos no es como el frío Gunear(dudaba de que alguno lo echara de menos), pero esta es nuestra patria, y aquí la diosa tierra te escucha cuando rezas(al menos casi siempre).


Algunos del grupo me echan en cara que el motivo de este loco viaje sea que huyo de mi pasado, aunque yo prefiero pensar que persigo mi futuro, o al menos así lo siento, esa pulsación dentro de mi cabeza que me hace perseguir mi destino, que me atrae, como si toda la tierra estuviera ligeramente inclinada hacia esa dirección. Por lo menos esa extraña sensación había servido de brújula en el basto desierto.
Menos mal que no me acompañan en mis sueños. Espero que no me hayan oído murmurar mientras duermo, todavía no han comentado nada, pero eso no significa que no lo haga.
Esos sueños no son pesadillas normales, cada vez mas me despierto sin aliento, con sudores fríos, temblando, pero solo recuerdo fragmentos fugaces de la pesadilla, la imagen de ese lugar, como un gran agujero negro en medio del desierto que intentara devorar el mundo, y siempre esa sensación de terror, como si hubiese pasado por la mas impensable y peor de las muertes.
Por mucho que intento encontrar una respuesta en los dioses a esas crueles pesadillas estos se niegan a darmela, por eso se que la única forma de encontrar la respuesta es este largo viaje. Ese es mi destino.
Y que la madre tierra nos proteja si me equivoco.
Mandrav, del clan de la hiena.
https://espadanegra.net/jdr.php?vf=782
Re: Censo de personajes
25-10-2017 09:29
Por Verion
Un saludo, Ragnarok.

Entiendo que un personaje gunear pueda tener viajero y usar dos naciones con ello, y aunque me parece un poco extremo, lo acepto. Pero en este caso la armadura eridia no es posible porque los guneares no conocen ese diseño. Ponle otra, please.
Re: Censo de personajes
25-10-2017 12:21
Por Tenfes
Pues me gustaría apuntar que el clan de la hiena es el clan de mi personaje (de hecho son dos clanes, el de la hiena y el del león, unidos por santo matrimonio). No sé si Mandrav prefiere cambiar el nombre del clan o unirse a la familia xD
Re: Censo de personajes
8-11-2017 20:45
Tarde, pero ahí: http://espadanegra.net/jdr.php?vf=778

Es un mercenario gunear que tiene un trauma que le impide establecerse en un lugar, así que se limita a seguir viajando de trabajo en trabajo.
Re: Censo de personajes
15-11-2017 17:27
Aquella misión era gorda, normalmente todos mis trabajos hasta ese momento habían sido en solitario, tal vez con algún contacto puntual con los superiores, pero en aquel viaje al desierto me acompañaban dos compañeros, más espías también tan capacitados como yo, o eso me aseguraron, también teníamos rumores que nos dejaban entrever que habría más implicados en el complot y cuál era dicho complot.
La misión era infiltrase en las tribus salvajes y registrar todos sus movimientos y puntos de reunión así como descubrir sus alianzas y enemistades (¿Tal vez para usarlo en su contra o para lanzar una ofensiva? Lo que me sorprendería).
En cualquier caso, allí estaba yo, teniendo que fiarme de dos tipos que no conocía de nada mientras viajábamos por las dunas de Harrassia fingiendo que éramos unos eruditos enamorados de toda esa arena y vacía vastedad. Además de los ocasionales peligros que entraña estar en el culo del mundo rodeado de animales que se comen a sus cachorros de ser necesario.
No tardamos mucho en encontrar a una tribu nómada, así que nos presentamos usando nuestra historia común y bien ensayada, al principio, cautelosos, nos permitieron orbitar a su alrededor mientras interpretábamos nuestro papel de estudiosos. No tardé mucho en hacerme con el idioma gracias a uno de los compañeros que lo hablaba y con el tiempo llegó cierto grado de comunidad entre nosotros. Por supuesto estábamos al tanto de que los salvajes nos mantenían cosas ocultas, pero aprendimos sobre ellos como: con quiénes tenían disputas y de quién eran aliados. Durante un tiempo todo fue bien, pero todo lo bueno tiene que terminar. Fue durante una de mis escapadas nocturnas al desierto para rezar en privacidad, justo cuando volvía de mi escapada fui consciente de que todo el poblado se había levantado en armas, las antorchas iluminaban el campamento mientras los guerreros de la tribu arrastraban a dos figuras que fácilmente reconocí: eran mis “queridos” compañeros y parecía que nuestros amigos, los salvajes, no estaban muy contentos con ellos.
Antes incluso de que empezaran a cortar sus gargantas yo corría en dirección contraria hacia el puesto de avanzada más cercano. Gracias a Haradon y a mi entrenamiento pude salir del desierto casi muerto de sed y espoleado por la sospecha de que los salvajes me pisaban los talones. Unos meses después, en la capital, me encontraba informando a mi contacto de que seguía vivo y que tenía algo que explicarme. Por lo que pude escuchar, alguien había tirado de la manta desbaratando toda la operación y por lo que a los superiores concernía, se nos consideraban a todos muertos. Esto me dio una gran idea: yo debía seguir muerto, y necesitaba una nueva identidad. No tenía ganas de que nadie viniese a por mí por ser un cabo suelto y quién sabe, tal vez algún día tenga la oportunidad de conocer a la mente tras la traición.

http://espadanegra.net/jdr.php?vf=799
Re: Censo de personajes
29-11-2017 21:06
Capitán Khalig Atman

Me mandó a llamar y yo ya sabía que algo estaría mal. Lo presentía. Ni siquiera se me había permitido volver a mi hogar. Pero claro que me presenté, era mi deber, para algo había una jerarquía que obedecer. ¿Cómo desobedecería una orden de un superior si yo quería que mis hombres respetaran las mías? No podía hacerlo.

De aquella reunión, recuerdo pocas cosas, sólo lo esencial, y el profundo enojo, ira e impotencia. “Debes traer a un desertor, su nombre es Arok”. Esa era mi misión, a cambio de la seguridad de mis hijos. ¿Qué culpa tenían? Ninguna, sólo la de llamarse Atman.

Al parecer, Arok tenía información primordial para él, ese maldito, tanta que mandaba a una escuadra de caballería sariana a mi mando tras él. Una decena de hombres por uno solo. Algo grande debía saber. Ese maldito sabía que lo realizaría, ¿pero qué necesidad de amenazarme con mis hijos? Seguramente querría evitar que desista. Sabía que no dejaría de andar hasta encontrar a ese hombre. Y así sería.

El trayecto de Malauf a El Assad no había sido difícil. De puesto en puesto avanzado, habíamos podido reaprovisionarnos. Hombres leales, que lo único que sabían era que debían obedecerme. La parte complicada había sido la que siguió a El Assad. Era adentrarnos en el desierto, más de uno y más de dos dudaron, pensaron en la deserción. Pero confiaron en mí. Mala hora aquella.

Avanzamos, sin rastro alguno de dónde podía estar aquel hombre. ¿Por qué había ido hacia la nada? Seguramente miedo, no había otra explicación. Pero una noche, una tormenta de arena arreció con fuerza. Los gritos nunca se escucharon. Los caballos nunca volvieron. Sólo quedé yo, solo en el desierto. ¿Dónde estaban mis compañeros? ¿Mis hombres? Los había guiado a la muerte. ¿Dónde estaba Hased? Ese caballo era mi vida. Pero había más vidas esperando por mí, y el maldito sabía que no cejaría. Avanzaría, aunque fuese caminando. Volvería. Volvería a ver a mis hijos.

Ficha