Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Trasfondos fuera de ámbito
23-7-2016 13:31
Por Verion
Dentro del juego de rol de Espada Negra los trasfondos añaden un grado de profundidad escénica a los personajes. Muchos de ellos dotan a los personajes de equipo o contactos útiles, mientras que otros tienen una sensación puramente ambiental. En este artículo trato sobre cómo los que parecen menos útiles pueden tener cierta utilidad incluso aunque estén fuera de su ámbito.

Quizá para mí el ejemplo más radical de todo esto sea el trasfondo “tumba” del sacerdote Najshet. Este trasfondo no solo es exigente (historia 4) sino que además no provee de un elemento que en sí sea demasiado práctico: una tumba de cierto tamaño de estilo tradicional, probablemente escondida.


Seguramente no sea tan ostentosa

Está claro que hay una utilidad inmediata de este trasfondo, y es la de contar con un lugar seguro que utilizar en un momento de necesidad, y no solo por el personaje, sino probablemente por todo el grupo. Un creador que haga una campaña muy objetiva puede incluso partir de esto para centrar su campaña (un saludo a Senshi desde aquí).

Pero yendo algo más lejos, un dignatario Najshet que tenga una tumba de este tipo será una persona respetada por sus similares que no tienen por qué haber dedicado sus recursos económicos a algo tan… bueno, propio de esa cultura. Incluso las personas harrassianas que se enteren de la forma de este sujeto de invertir sus recurso sentirán algo. El jugador puede utilizar eso a su conveniencia.

Este tipo de trasfondos pueden tener un ámbito definido. Por ejemplo el trasfondo “fama local” del espadachín dormenio especifica que es muy conocido en una ciudad y algo conocido en su provincia. Entonces, ¿es este trasfondo inútil fuera de su provincia? Pues no necesariamente, pues el personaje puede hacer referencia a los hechos ocurridos, y quizá alguien sí haya oído hablar del asunto, o algún emigrante pueda corroborar la historia. Y en cualquier caso podrá hablar del tema y se notará que está siendo sincero sin que le haga falta la habilidad de engañar.

Todos los trasfondos que están definidos de esta forma deberían poder ser utilizados continuamente para obtener un beneficio, y desde luego para poner un poco de sabor a la partida. Por ejemplo, el trasfondo de “asesino de hombres” de los guerreros guneares cambia mucho la percepción de nuestro personaje, pues este tendrá disponibles trofeos que a la vez despiertan la admiración y la repulsión. Creo que en estos casos la clave es que el personaje se aplique y haga referencia a este hecho, de forma que después el Creador de la partida haga de juez en el sentido de que decide cómo interactúan los demás. Obrar de forma contraria, es decir, esperar que el Creador esté pendiente de todos los trasfondos de los personajes llevará, probablemente, a que caigan en el olvido.


No todos los guerreros hacen esto...

Esto no solo se aplica a los trasfondos adquiridos durante la creación de personaje, sino que también podemos hacer referencia a hechos ocurridos con posterioridad. En este sentido creo que es particularmente útil llevar un registro de los cambios sociales significativos del personaje de cara a que podamos recordarlos de forma explícita en cualquier momento.

Creo que un caso particularmente interesante de esto es aquella situación en la que el personaje tiene un contacto que no está en el lugar. Está claro que conocer a un matón de Eianil mientras se viaja por los clanes guneares no va a ser muy útil, pero en el otro extremo, si uno saca una carta personal escrita por el rey de Dormenia va a haber pocas personas que, como poco, no presten atención.

Sin llegar tan lejos, pongamos que nuestro personaje miembro de una banda ha adquirido el trasfondo “contacto en una banda”. En este caso nuestra encarnación sabrá bastante de este último y podrá tratar con sus conocidos de otra ciudad que posiblemente puedan ayudarlo como fruto de esta confianza.

En el caso de contactos de un nivel más exagerado, incluso se puede llegar a utilizar el contacto de una forma más hostil. Supongamos que nuestro personaje corrector cuenta con el trasfondo “apadrinado”, lo que le garantiza un contacto de nivel siete. Solo con mencionar su nombre ya habrá conseguido la atención de los presentes, y probablemente se muestren algo más cooperativos que antes de hacerlo.

A veces pienso que esta reflexión debería haber tenido su hueco en el manual del juego de rol de Espada Negra, si bien nunca he tenido muy claro cuál sería su espacio. Si algún día se publicara un manual del Creador, sí que creo que sería útil junto con algunas tablas o representaciones de la curiosa matemática (curiosa por poco intuitiva) que está detrás del proceso de la casualidad.


Entradas similares: