Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Flames, discusiones y chistes de tortilla de patatas
4-11-2015 15:30
Por Verion
Los que lleguen a este blog desde guguel puls sabrán que por esos lares hay mucha afición rolera que se mantiene en un perpetuo estado de confusión de si es una comunidad o no lo es, o de si tiene líderes no elegidos y tantos otros problemas que dan lugar a lo que se denomina “una flame”.

También hay un debate ocasional alrededor de lo que significa un flame, y quiero aportar mi pequeño grano de arena a este asunto tan interesante.

Parece que por un lado tenemos los debates respetuosos, de copa y puro en la sobremesa rolera en la que se tratan los temas con un buen hacer impresionante, y que todo lo que no sea eso es un flame. Y yo no creo que eso sea así, ya saben, no es todo blanco o negro, y una discusión puede ser más debate o más flame… pero casi todo puede ser positivo.

Quizá el problema sea que haya personas que no saben (¿sabemos?) tomar lo positivo de estas discusiones sin ponernos demasiado nerviosos. Vaya, entender que no pasa nada porque haya oposición a nuestras ideas, y seguir adelante sin más. Sin tomarlo como algo personal, porque no lo es. Entiendo que si uno discute todas las semanas con su pareja, pues tiene un problema, pero si discute todas las semanas en su google plus no pasa nada. Igual al contrario. En la discusión encontramos nuevas ideas que no teníamos, nuevas formas de defender las que nos parecen ciertas, y aportamos información a otras personas que solo atienden. ¿Que de vez en cuando alguno le a uno parece un trol? Bueno, es posible que lo sea, pero como no hay que tener una relación personal con él, pues luego nos vamos a otra cosa.

Tengo la sensación de que por estos lares falta un poco de “cultura de la discusión”. Desde luego en la hermandad algunos somos muy discutidores, y nos hemos podido estar cinco horas dándonos tralla con un tema que ya no iba a crear nada, solo por la cuestión del tener razón, y no por alimentar el ego, sino porque se impusiera la lógica. Y no nos hemos matado, ni nos odiamos.

Desde mi punto de vista no hay tanto flame por google plus, ni en el mundo de rol, ni nada, simplemente son diferencias de opinión que está bien airear, y opinar sobre ellas. Eso es todo.

Otra cosa sería, claro, que no hubiera más que discusiones. Pero eso no es así, y no hay más que ver el último número de ocin, y el que viene, ya de paso, para comprobar que hay crowdfunding, patreones, canales juego organizado, aplicaciones, aventuras en descarga, artículos de opinión y con contenido, y en general un montón de expresiones de trabajo y afecto directo. Mírenlos, merece la pena.

Una cosa quita la otra, y precisamente la discusión puede ayudar a perfeccionar las creaciones. Lo que me lleva al último punto del artículo, los chistes de tortilla de patatas.

Existen personas que, cuando se genera una discusión, se sienten incomodísimas, y que creo que tienen cierta relación con el “buen rollismo”. Y utilizo esta terminología porque creo que el “buenismo” es otra cosa, aunque no pretendo aleccionar a nadie sobre qué palabras usar. Ni sobre nada, de hecho.

El caso es que hay muchas personas, algunas amigas mías, que cuando se generan este tipo de discusiones dicen lo mismo: “voy a cerrar mi cuenta”, “voy a cerrar mi blog”, “ya no vuelvo a publicar” y otras tantas cosas. Yo estoy esperando a que lo hagan de verdad, porque mientras tanto me parece un poco… bueno, llamar la atención.

Y creo que entre estas personas que aún nos perdonan la vida con su presencia por mucho que discutamos es donde se forma buena parte del colectivo “buen rollista”, y los chistes de tortillas de patatas empiezan a proliferar. Y claro, yo lo llamo “buen rollismo” porque parece que lo que busque sea el buen ambiente a pesar de que en nuestras cabezas no estemos pensando en que estén las cosas bien.

La ausencia de discusión no es una buena situación. De hecho creo que en algún sentido es todo lo contrario a una buena situación, es un lugar en el que se impone aquello que está establecido, y se crean posiciones de fuerza hegemónicas basadas en la costumbre. O igual va de eso, claro.

Pero vaya, es una opinión. Y yo no estoy en absoluto enfadado, ni pensando en dejar el guguel puls, ni nada de eso. Y aunque los chistes de tortillas de patatas me han parecido una forma de ridiculización de las posiciones discutidoras, en realidad me parecen bien, porque son una forma de discusión. Creo que son parte de lo que ellos mismos critican, solo que una parte menos sincera que la que expresa su opinión abiertamente. Lo único que sabemos de ellos es que no les gusta que se discuta, ¿no?

Ahora, lo que a mí no me gusta es cuando las cuestiones se personalizan. Cuando no se discuten argumentos, sino que se ataca al que dice los argumentos. La personalización sí puede ser un mal que haga mucho daño a muchas personas y a muchos proyectos. Pero bueno, creo que pese a que esto ocurre, aún así estamos en un medio positivo, y que las discusiones, a pesar de que a veces incluyen estos elementos, nos hacen crecer.


Entradas similares: