Hermanos Juramentados de la Espada Negra
La hermandad estuvo en las jornadas "Ludo Ergo Sum 2014"
21-9-2014 23:27
Por Verion
Unos expertos “jornaderos” como nosotros no podíamos faltar a las jornadas grandes más cercana a nuestra base de operaciones central. Así que los hermanos juramentados estuvimos en las LES 2014.

En este caso un total de siete hermanos nos repartimos variadas actividades durante el fin de semana. Un total de dieciséis jugadores pasaron por nuestras cuatro partidas de rol, e ignoro cuantas demostraciones del juego de mesa realizamos, aunque me consta que se realizó un torneo al que yo no pude asistir pues estaba implicado en una de las partidas de rol.

Los miembros de la hermandad nos dedicamos a muchos otros asuntos no necesariamente relacionados con nuestras obras, y pudimos hacernos con algo de material interesante en el mercadillo, jugar a variados juegos de mesa incluyendo algunos prototipos, y sobre todo charlar con todos los participantes: organizadores, jugadores, creadores, vendedores, distribuidores... en las LES puedes encontrarte mucho de todo esto, aunque se sentían algunas faltas muy relevantes.

El factor humano me parece el carácter definitorio de estas actividades. Si los organizadores no cooperan con los que hacemos actividades, el sistema falla. Lo mismo ocurre si no acuden creadores o si las tiendas no pueden hacer una aceptable caja. Yo, como “experto jornadero” no entiendo del todo bien por qué unas jornadas funcionan mejor que otras. Las LES no tienen el mejor entorno para jugar al rol (las dañadas gargantas de todos nosotros lo atestiguan), ni están particularmente bien ubicadas: no es que sea la ciudad de Madrid, pero al menos se puede aparcar.

Pero ahí estuvimos un montón de personas, cerca de dos mil, si no he oído mal, con un llenazo total el sábado, tan exagerado que no había una mesa o silla libre. Casi cien partidas de rol a lo largo de los cinco turnos posibles, para un total de casi veinte partidas simultáneas de media. Son cifras sin más.

Creo que lo que voy a guardar en el recuerdo son los espacios intermedios. Esas comidas y cenas con compañeros roleros en las que debates agradables y desvaríos hilarantes se sucedían sin que uno se diera cuenta de cuanto tiempo llevaba sin pasar por el aliviadero.

Quiero señalar además que gran parte de los beneficios que obtienen van destinados al fomento de la educación en zonas de extrema pobreza de la República de El Salvador, a través de la organización “Por un pasito más”.

Pese a este noble objetivo, la organización cometió errores que para nosotros fueron muy graves, tanto a nivel de intención como de ejecución. Si bien no voy a entrar en detalles, me parecería un agravio comparativo no señalar que estas situaciones se produjeron, y que me parecen importantes.

Me despido por esta noche enviado una sentida salutación a todos los que estuvieron ahí, a los que quisieron pero no pudieron, y también a los que no lo hicieron pero ahora leen este texto, encomendándolos a acudir a estas u otras jornadas en las que puedan juntarse con personas afines y compartir actividades de una forma diferente a la que la costumbre cotidiana coloca en nuestra “zona de seguridad”.


Entradas similares: