Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Especialización excesiva en los juegos de rol
3-3-2014 00:48
Por Verion
Me permito traer en este caso una cita de la película "Ghost in the shell" una obra que me permito recomendar tanto como su serie homónima, si bien el manga (cómic) no me parece tan bueno.

"Si todos actuáramos del mismo modo seríamos predecibles y siempre hay más de una manera de ver una situación. Lo que vale para el grupo también vale para el individuo. Es muy sencillo: la especialización excesiva aumenta la debilidad; es una muerte lenta."

Lo dice Kusanagi cuando Togusa le pregunta qué hace un policía normalito como él en una unidad de medio cyborgs poderosísimos. Y ahí lo soltó la mayor: la especialidad excesiva aumenta la debilidad, esto se aplica para individuos y se aplica para grupos. Me quedo con ello.

Un ente necesita poder afrontar retos de diversa naturaleza. Las sociedades modernas se nutren de individuos altamente especializados: los médicos saben mucho de medicina, pero no tienen por qué saber de programación, ni los programadores de atletismo... la sociedad se encarga de suplir a cada integrante apoyo de los demás, y así el médico no necesita saber programación para usar un programa y el programador no necesita perseguir a un ladrón, porque en teoría tiene al policía (o a un seguro, qué se yo). Pero si todos fuesen médicos la sociedad estaría excesivamente especializada y sería débil.

Lo mismo se aplica a los individuos. Llevándolo a la exageración, si el médico solamente sabe medicina y no sabe nada de conducir tendrá algunas limitaciones, y si es incapaz de cocinar tendrá otras... y si un día tiene que huir de un asalto y no corre bien, pues lo atraparán y lo asaltarán. Con esto no quiero decir que un individuo que no conduzca no sea respetable, solo que no tiene una habilidad útil en algunas ocasiones.

Voy a soslayar en todo este razonamiento la posibilidad de que un especialista pueda, en cierto nivel, mejorar su especialidad mediante la adquisición de otras habilidades diferentes gracias a una comprensión más amplia, pues es una hipótesis no tan inmediatamente demostrable.

Sentados los precedentes relacionaré este asunto con los juegos de rol y uno de sus derivados: los videojuegos con "RPG elements". Estos juegos nos permiten acceder a muy diversos grados de especialización en diversos roles de combate.

Voy a dejar de un lado los juegos en los que el combate no tiene una regulación estricta, pues esos juegos no pueden ser analizados en esta dimensión, aunque este principio puede aplicarse también a muchos sistemas de juego en su vertiente de "no combate".

Centrándome pues, en el combate, encuentro que normalmente los juegos permiten especializar al personaje en los diversos ámbitos. En este sentido se observa que los grupos de jugadores con diversidad de especialistas suelen ser ventajosos. Hablando de forma rápida, si uno tiene un buen guerrero, un buen mago, un buen pícaro y un buen clérigo las cosas van a ir mejor que si tiene, por ejemplo, cuatro guerreros. Se puede decir que en este sentido que a la mayor Kusanagi le parecería bien como funcionan los juegos, le parecerían realistas.

Este grupo necesita algo...

Es cuando nos acercamos al nivel del individuo cuando el resultado no es tan del gusto de la mayor Kusanagi. Por lo general si uno es especialista en espada lo mejor que puede hacer es ser más especialista en espada, y si se pone a adquirir otra especialidad (en maza, por ejemplo) se vuelve más débil (más débil que si invierte ese esfuerzo en seguir con la espada, ojo). Igualmente, si uno es mago, lo mejor que puede hacer es ser más mago, y si insiste en adquirir una parte de guerrero probablemente se vuelva menos competente en el combate que si hubiera sido solamente mago.

Eso suele ser así, en mi opinión, por dos motivos principales. El primero, que los sistemas de progreso no están bien hechos (en mi opinión, insisto), o a que las diversas especializaciones no están del todo bien definidas. Esto último ocurre mucho con, por ejemplo, las armas en los juegos informatizados.

En verdad me gustaría que se me señalara un sistema de combate en el que a nivel de individuo la especialización excesiva aumentara la debilidad. En la hermandad desde luego no lo conocíamos, y fue uno de los motivos de que decidiéramos elaborar nuestro propio sistema.

Conseguir que se cumpliera este requisito manteniendo en un nivel válido la sencillez de aprendizaje y uso ha sido una preocupación a la que hemos prestado especial atención.

Nosotros lo hemos consegido mediante la aplicación de los siguientes principios que juntos conforman una condición suficiente para garantizarlo. Desde luego yo no sé si son la única forma de conseguirlo, lo que sería una cuestión mucho más compleja.

1. Relación.

Cada uno de los aspectos involucrados en el combate tiene relación con los otros en una imitación de la causalidad natural. Por ejemplo, para lanzar un poder hay que concentrarse, y este acto puede ser interrumpido por los golpes ajenos. El aturdimiento, otro concepto trascendente, juega un papel en relación con todo lo que un personaje puede hacer en combate y a su vez se relaciona especialmente bien con la iniciativa. En muchos juegos la mala o nula relación entre los procesos facilita que ciertos personajes puedan no desarrollar ciertas capacidades sin que haya perjuicio alguno asociado.

2. Personalidad.

Cada uno de los aspectos tácticos tiene un motivo y una funcionalidad. Por ejemplo, utilizar una lanza permite movimientos ágiles muy peligrosos contra oponentes sin armadura, mientras que una maza pesada es un arma peligrosa contra oponentes lentos. Esta definición se aplica a todos los aspectos, no solamente las armas, y garantiza que incluso un especialista extremo puede quedar inutilizado en una circunstancia concreta.

3. Progreso.

Cada una de las áreas de especialidad se hace progresar de forma independiente del resto y tienen un coste de aumento exponencial. Esta nada desdeñable cualidad es tan importante como las demás.

Este creador se despide de los lectores recomendándoles que no se especialicen excesivamente y que cultiven en buen grado muchas cualidades de sus personas, incluyendo las intelectuales, deportivas, artísticas y tantas otras que puedan hacerles crecer como individuos y reducir su debilidad.




Entradas similares: