Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Asumiendo que vas a perder
24-7-2016 12:03
Por Crom
Hace varios días que mi amoña esta hospitalizada, y la cosa no pinta nada bien, el mejor de los escenarios implica (según médicos que se han ganado sus batas y títulos) que no volverá a ser la misma. Llevo varios días recibiendo cada llamada sobre su miedo con miedo, auténtico miedo, y acudiendo a ver como su estado empeora. He asumido que voy a perder, si no se muere esa persona a la que tanto quiero no volverá a ser la misma, ni de lejos. Y eso duele, como no me ha dolido algo en años.

Quiero mucho a mi amoña, es una de las personas que más me han ayudado a lo largo de mi vida y siempre ha estado ahí para mí, y siempre que acudía a mi mente solo podía sonreír. Ahora me dan ganas de llorar, de gritar y de cagarme en todo de la forma más pueril...porque por más que me joda es ley de vida. Si tuviera un día gótico, de esos en los que escucho covers cutres de Evanescence montadas sobre animes de mierda, diría que hemos nacido para perder.

Voy a hablaros un poco de mi amoña. Ha sido madre de dos hijas y abuela de cuatro mocosos que sencillamente no se la merecían, presidenta de la sociedad protectora de animales, activista antitaurina, hasta hace cinco años se marcaba unas jornadas de maratonianas de baile, siempre quiso montar un restaurante y cuando reza lo hace en euskera aunque lleva sin pisar una iglesia para algo que no sea un funeral cuarenta años, vivió la guerra civil y la postguerra sin muchos problemas al tener su aitona un caserio, fue campeona de ping pong en los Círculos Carlistas. Siempre se ha mostrado orgullosa de nosotros, nos ha acogido cuando las cosas han venido mal dadas y ha sabido ver el lado bueno (o menos malo) de las cosas. A mí ahora mismo me gustaría tener ese talento.

Ha tenido una vida felizmente normal, eso es en si mismo un logro tal y como es el puto mundo, y muy larga (noventa y dos años). Y eso hace que perderla se me haga tan doloroso.

En definitiva, me siento como un puto niño que no asume que no se va a salir con la suya. La vida sin ni amoña es algo que no o uedo concebir y no quiero ni imaginar... así que ya he perdido.