Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Como pelear contra los defectos: Parte I
4-4-2016 20:47
Los defectos son sin duda unos enemigos temibles, capaces de causar estragos cada vez que entran en combate. Sin embargo, en ocasiones (muchas, en realidad) han sido derrotados por grupos bien preparados o por individuos ciertamente excepcionales. ¿Hay algún truco para esto? Bueno, partiendo de la base de no hay fórmula mágica, existen algunos métodos con más probabilidades de éxito (y no, no tienen que ver en absoluto con cálculos complejos).
El método más corto de resumir es, obviamente, entrenar, entrenar y entrenar. Vamos, llegar en rango héroe para poder luchar en igualdad y empezar a meter motivación por un tubo a habilidades de combate. Pero, como este método es un tanto inasequible y a todo el mundo le molan los atajos, voy a exponer algunas estrategias de combate que , creo, pueden ser útiles contra determinados defectos. Como advertencia, diré que estas estrategias difícilmente pueden ser llevadas a cabo por un mismo personaje (en realidad es punto menos que imposible, hay algunas que requieren más de un personaje de entrada, así que si alguien lo consigue, se merece todo un aplauso), así que hay que tener en cuenta que están pensadas para ser usadas por un grupo medianamente equilibrado. Por supuesto, la esfera Orden es una tremenda ayuda contra estos seres, ya que puede causarles daño masivo aunque tengan la superioridad numérica, anular sus mutaciones y proteger contra la influencia maléfica del caos, así que daré mis consejos (en general) como si no se contase con esta esfera. Dicho esto, paso al meollo de la cuestión.




Insistencia menor
Este es un enemigo con el que es ciertamente difícil de lidiar. Tiene un gran DPS (si no os importa usaré jerga de MMORPGs, que viene al pelo para estas cosas), así que no hay muchos personajes capaces de aguantar más de un par de turnos contra él. Aún así, tiene una gran "debilidad": todo su daño se centra en un único enemigo, y tiene una cobertura lo bastante baja como para que un combatiente moderadamente ágil golpee en carne, cosa que es altamente eficaz a causa de su relativamente baja (para ser un defecto, claro) resistencia al aturdimiento.
Una opción viable, aunque costosa, es usar un jugador tanque con una armadura superpesada y un buen escudo (aunque tal vez esto se pueda suplir en parte con poderes de la esfera Protección como Aura Protectora y Armadura Mejorada) para absorber el daño mientras el resto del grupo acaba con él. Otra posibilidad, aún más inasequible si cabe (además de sólo válida para enfrentamientos con una abrumadora ventaja numérica) es ir repartiendo los ataques entre diferentes personajes (preferiblemente los menos ágiles y los que tengan más posibilidades de sobrevivir sin secuelas) mientras el resto va reduciendo su vida poco a poco. Para combatirlo individualmente...uf. Puede que sea uno de los defectos más complicados de derrotar en solitario. Para hacerlo de manera medianamente segura, habría que combinar la capacidad de un buen tanque (preferiblemente con apoyo de poderes de Protección o, aún mejor, con un buen Uno con la Oscuridad o cualquier senda de no muerto que te vuelva inmune los daños físicos) con un impacto decente tirando a bueno (algo así como un tipo con armadura artesanal gunear, escudo grande y una espada Trilbanson). Como se puede ver, algo altamente inusual.
En un combate de grupos, yo le daría una prioridad de 2 en una escala del 1 al 5, siendo los más bajos los de más prioridad. Digo esto porque su DPS puede ser un verdadero peligro si se le deja actuar mucho tiempo.




Mezquinidad menor

Este enemigo es similar a Insistencia en el sentido de que tiene un gran número de ataques, cosa que lo convierte en un gran DPS. Así pues, yo usaría una estrategia parecida, aunque con algunos cambios. Contra este enemigo es importante que el tanque que se encargue de contenerlo tenga una buena defensa (o en su defecto reliquias que lo protejan frente a la oscuridad y/o el caos) para evitar corromperse por su ataque instantáneo. Además, es importante que todo el grupo sea medianamente resistente a las mutaciones del caos (un personaje con Defensa 1 se verá constantemente aturdido y acumulando mutaciones). Una posible estrategia para reducir el peligro de mutación indeseada es evitar que ataque, aunque esto puede ser muy difícil a causa de su elevada voluntad. Lo mejor que se me ocurre es intentar reducir rápidamente su iniciativa con cualidades especiales y aprovechar para sacar partido de las cualidades especiales que dependen de ello para, por ejemplo, aumentar el daño y, si puede ser, dar la oportunidad a un arquero a usar disparo ejecutor (gracias al cual puede llegar a impacto 9, cosa que permite sobrepasar la armadura con bastante facilidad, posibilitando aturdir al defecto y destrozar su armadura con un personaje con dos armas usando ejecución, por ejemplo).
Este enemigo es aún más difícil de combatir en solitario que Insistencia, ya que tiene aún más ataques y es más resistente, además de que provoca mutaciones a su alrededor. Yo recomendaría una estrategia parecida a la usada en el combate en grupo pero con un cambio de guardia cuando Mezquindad esté en iniciativa 0, pasando de combate con escudo a combate con dos armas (preferiblemente hachas, ya que aturden más que las mazas).
En un combate de grupos yo le daría una prioridad de 1, ya que con su apéndice corruptor puede aturdir a varios personajes a la vez, cosa que puede hacer que se venga abajo toda la estrategia, además de que mantiene la capacidad de causar daño masivo de Insistencia.



Crueldad menor

Este oponente es a la vez bastante sencillo y endiabladamente complicado. Es sencillo porque su método de pelea no es muy sofisticado, y es relativamente fácil de contrarrestar con tácticas aplicables a enemigos más mundanos. Sin embargo, es complicado porque su estilo, aunque simple, es brutalmente eficaz, sobretodo contra personajes con baja evasión (e incluso contra algunos con una evasión media/alta), ya que es capaz de destrozarlos con unos pocos golpes de su gran hacha. La táctica que yo usaría sería la misma que la estándar contra enemigos que usan hachas: dirigir sus ataques hacia los personajes más evasivos mientras alguien con una (o más) maza/s o hacha/s se encarga de su armadura. El "fallo" de esta estrategia es que cuando usa su Potencia del Caos se sitúa en Agilidad 4, cosa que, junto con su Impacto 3, lo convierte en un enemigo muy difícil de evitar. En este sentido, poca cosa se puede hacer, ya que un personaje altamente armadurado puede ser rápidamente abrumado. Sin embargo, 1/4 veces que use la Potencia del Caos se quedará aturdido durante 2 turnos. Así pues, si se dispone de varios tanques se pueden ir rotando al recibir ataques en los turnos en los que use Potencia del Caos y dirigir los ataques del resto de turnos a personajes más evasivos (aunque recomiendo tener un buen médico cerca, un sólo golpe puede ser bastante dramático en estos casos). En este sentido, tener un personaje con la esfera Protección o Vida (o cualquiera que permita curar) puede ser una gran ayuda para evitar bajas innecesarias. Es bastante difícil sobrepasar su armadura y acertar en carne, así que yo, personalmente, destinaría todos los esfuerzos de los personajes de tipo ágil (alto impacto pero poco capaces de penetrar armaduras) a reducir su iniciativa, que como ya se ha dicho es una gran estrategia contra oponentes fuertemente armadurados.
La única manera asequible de combatir a este enemigo que se me ocurre es superarlo en iniciativa desde el principio y abrumarlo con múltiples golpes con hachas o mazas duales. Esto permite aturdirlo aprovechando su baja evasión a la vez que se va reduciendo su armadura, cosa que es un paso hacia reducir su iniciativa para aumentar el daño con combate compensado.
En cuanto al combate de grupos, yo le daría una prioridad de 3, ya que, dentro del daño que puede hacer con un golpe bien colocado, es relativamente fácil de mantener ocupado mientras se acaba con oponentes más complicados, aunque sin duda puede suponer un mayor riesgo que otros defectos.




Blando menor

Uno de los tanques por excelencia de los defectos. Es capaz de resistir una cantidad absurda de daños antes de morir. En un principio, pueden no parecer una gran amenaza desde un punto de vista ofensivo, pero si se usan de manera inteligente pueden ser difíciles de contener. Si, por ejemplo, usa Fuerza de la Ira para potenciar su ya de por sí inflada Fuerza, puede acabar con una desproporcionada Fuerza 8. Definitivamente no quieres recibir un golpe de eso. Por lo demás, se trata de un enemigo sorprendentemente fácil de matar si se tiene un buen grupo. Basta con dirigir sus ataques hacia personajes muy evasivos para anular por completo su capacidad de ataque, mientras se le golpea con armas lo más dañinas posibles (las grandes vencedoras en este caso son sin duda las hachas) para acabar rápidamente con su considerable vida a la vez que se le impide lanzar poderes. Intentar aturdirle suele ser fútil, aunque es posible si la suerte está del lado de los personajes.
En el combate en solitario, la estrategia más óptima es usar un hacha lo más grande posible combinada con una armadura que proporcione alta evasión, a ser posible respaldada por lo menos con Agilidad 3 para poder evitar sus hachazos mientras, simultáneamente, se aplica al 100% el potencial destructivo de un hacha a dos manos.
En el combate de grupos, sin embargo, la cosa cambia. Aquí es donde este defecto demuestra su capacidad. Yo le doy prácticamente siempre una prioridad de 1, ya que es capaz de curar al resto de defectos y, si no se acaba rápido con él, volver a su estado inicial, convirtiendo todos los daños causados en nada. Además, puede potenciar al resto de defectos con poderes de Ira, cosa que puede ser particularmente peligrosa en seres como Crueldad.


Como epílogo de este tal vez demasiado extenso artículo diré que voy a ir continuando esta serie paralelamente con "Como usar defectos en combate", ya que están íntimamente relacionadas.
Re: Como pelear contra los defectos: Parte I
4-4-2016 22:10
Por Verion
Son unos buenos consejos generales, pero también creo que son muy difíciles de aplicar porque cada combinación de oponentes es un mundo en sí mismo y debe ser analizada con muchísimo ojo para encontrar la estrategia que lleve a la victoria.

Es horrible pelear contra defectos.