Hermanos Juramentados de la Espada Negra
¿Qué suena cuando viajo a jornadas?
19-12-2015 11:05
Por Verion
A veces dicen que escribo únicamente de cosas de Espada Negra, lo cual es falso cantidad de ocasiones, pero en este caso va a ser rematadamente falso. Hoy voy a hablar de por qué 2015 ha sido para mí un año tremendamente musical.

Creo que cada grupo tiene su periodo. Unos sacan disco cada dos años, otros cada tres, y otros cada dieciocho meses. Tampoco es que haya un periodo estándar en ninguno, pero lo raro en cualquier caso es que muchos grupos que le gusten a uno saquen un disco en el mismo año. Para mí ese año ha sido dos mil quince.

Halestorm – Into the Wild Life

El año empezó para mí fuerte. Y mira que hay muy pocos grupos americanos que me gusten, pero en fin, aquí tenemos a Halestorm que para mí había puesto el listón muy alto con su anterior disco. ¿Y lo mantuvo? Pues yo creo que sí, aunque el disco es un poco irregular, me gusta en general su tono oscuro.

Además, prefiero los discos irregulares. Mucho mejor algunas canciones buenas y algunas malas que todas aceptables. Y para canción buena para mí, Mayhem. La canción del caos del año. Y aún mejor en directos ruidosos.

Blind Guardian – Beyond the red mirror

A este ya clásico grupo le había perdido un poco el gusto en los últimos discos. No es que no escuchara sus nuevas canciones, ojo, es que no me gustaban tanto. Cuando escuché este disco lo hice sin demasiada esperanza, así que simplemente aluciné. Decían que seguía la estela del “Imaginations from the other side”, y es verdad.

Tiene un montón de canciones buenas, pero a todo el mundo disfrutará de Miracle Machine. El disco entero merece ser escuchado. O los dos, que está en dos partes.

Powerwolf – Blessed & Possessed

Ya vamos con lo más raro. Powerwolf es un grupo extraño que hace en las mismas canciones cosas que me gustan y cosas que no me gustan, y de vez en cuando hace discos que me parecen… un poco malos, así que asumo sus nuevos trabajos con reticencias. ¿Me gustaría el nuevo disco? ¡Pues sí, joder!

Blessed & Possessed me pareció un paso muy constante por canciones realmente chulas, pero tengo muy claro que si he de quedarme con una sola es con Let there be night. Y si sumamos al increíble ambiente de esta canción su tremenda fuerza inspiradora seremos conscientes de que podemos gritar auténticas incoherencias religiosas por donde vayamos.

Ah, viene con un disco de versiones que también son una pasada. ¡Una es de Amon Amarth!

Turmion Katiloot – Diskovibrator

No tengo muy claro de qué hablan las comadronas de la destrucción, pero lo que sí se es que llevan amenizando los momentos malos de mi vida desde hace ya unos años. Los discos de Turmion no me suelen gustar demasiado al principio, pero los voy escuchando, y de repente alguna canción hace eco en mi cerebro y queda algo muy brutal, un anclaje a un momento concreto que no tengo que compartir con nadie. Una pasada para mí.

¿Y en este caso cual es esa canción? Pues es Ranteet Auki, aunque el disco tiene alguna que seguramente sea “objetivamente mejor”. Pero bueno, soy un hombre sentimental. Joder, me encantaría vivir en Finlandia y ver a este grupo en algún directo cochambroso como este.

Bonus: In this moment – Black Widow

No salió en 2015, sino en noviembre del año anterior. In this moment me había deslumbrado con su anterior disco, "Blood", y tenía unas expectativas altísimas. Lo que viene a ser un hype importantísimo. Que ni el star wars en mi primo el friki, oiga. ¿Las cumplió este grupo americano? Pues no. El disco me gustó, pero en comparación me pareció flojo.

No obstante el disco está bien, y tiene una canción que me encanta: Bones. Creo que hay dos versiones circulando por ahí, una algo más lenta me gusta aún más.

Pero en fin, dos mil quince aún no ha acabado, y aún puede ser que salga el disco de…


Entradas similares: