Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Tomárselo en serio
16-8-2014 10:22
Por Verion
Cómo sabrán aquellos que pasen por este lugar, me gusta pensar que en mi grupo de juego jugamos al rol siguiendo las ideas de la "escuela objetiva", concepto que entrecomillo con mucha intención, pues no es para nada una definición formal.

Los jugadores que juegan conmigo suelen ser conscientes de que sus personajes se enfrentan a peligros importantes cuando juegan estas partidas. Por ello tienen mucho cuidado en "one shots", pero mucho más cuando juegan partidas que son parte de una campaña importante.

Estos pasados días en la hermandad jugamos unas diecisiete horas de nuestra campaña más profunda. No podemos jugar muchas veces en ella, puesto que los afectados vivimos muy separados, así que cuando conseguimos reunirnos lo hacemos "por todo lo alto", y jugamos todo lo que podemos.

En esta campaña hay muchísimos personajes jugadores de mucha solera que ya cuentan con años de experiencia acumulada. Personajes de un poder importante y detalladas relaciones personales que nadie quiere perder. Y es aquí donde viene el detalle importante: es especialmente duro y difícil no comportarse como un "máster mamá" con estos personajes tan veteranos cuya pérdida podría ser algo traumática para los jugadores.

¿Y qué es lo que hago yo en estas circunstancias? Ser igual de duro. Quizá la palabra no es duro, la palabra es rígido. Aplico las normas como tienen que ser, y soy sincero con los sucesos. Nada ocurre de forma particularmente épica si no están donde tienen que estar en el momento adecuado.

Lo que ocurre, pues, es que cuando un jugador pierde a un personaje (cosa que ocurre) no se queda de brazos cruzados y dice "bueno, pues me hago el siguiente". Las cosas son un poco más difíciles, y se pueden ver frustraciones muy importantes, jugadores que pueden plantearse dejar la campaña (años atrás pasó), e incluso ciertas acusaciones y recriminaciones.

Sé que es un juego, pero de alguna forma se ha convertido en un juego importante.

Por ello hemos perdido cierto grado de relajación formal, o incluso algo de "buen rollo". Pero a cambio creo que las situaciones de tensión enriquecen fuertemente la historia, y todo el mundo se pregunta qué va a ser lo siguiente.

Yo seguiré dirigiendo así, desde luego. Mientras haya hermanos que tengan la espalda pegada al asiento esperando ver si consiguen el oro de los harrassianos para financiar sus tropas, afianzan sus relaciones con el clan de la orca o logran rescatar a la hermana Aileen de su prisión de oro, amén de otros muchos retos que la historia les impondrá. Y a fin de cuentas todos habrán de morir algún día.

Me pregunto, eso sí, si en algún momento hemos rebasado el nivel de importancia aceptable en un juego. ¿Qué opinan sus mercedes, los estimados lectores?


Entradas similares: