Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Los límites de la ¿fantasía? en el mundo de Espada Negra
22-5-2014 13:50
Por Verion
Hoy me sugería el estimado Senshi que escribiera sobre los límites de la fantasía en el mundo de Espada Negra. Para el que no lo recuerde, este antaño prolífico bloger nos deleitaba con crónicas, concursos, escritos, traducciones, reseñas y compendios en su espacio, el crítico blanco, e incluso realizó una guía de inicio rápido del juego de rol de Espada Negra. Ahí es nada.

Aunque la cuestión es legítima, quiero hacer un par de apuntes previos. En Espada Negra las cosas suceden porque tienen que ocurrir. El límite de la fantasía de alguna forma es que no hay fantasía. Los sujetos realizan ciertos actos considerados sobrenaturales porque hay una influencia del más allá en el mundo de los vivos. Sé que puede sonar a excusa barata, pero estas manifestaciones pese a todo son muy físicas en el sentido de que cumplen con algunas normas en el traspaso de energías.


Claro que estos elementos de alguna forma no son a los que estamos acostumbrados los integrantes de la sociedad occidental moderna. Pero en su lugar tenemos la tecnología, que a su forma es también bastante mágica. De hecho la mayoría de nosotros entendemos bastante poco de ella. Simplemente estamos acostumbrados a ella, pero permite hacer cosas que a un habitante del mundo de Espada Negra aterrorizarían.


Pongamos un ejemplo. Mediante la manipulación de las fuerzas elementales un personaje del mundo de Espada Negra puede forzar la existencia de un terremoto, pero, ¿cuánto de fuerte es este terremoto? Pues eso depende de la potencia con la que logre lanzar el poder. Si miramos su ficha podemos ver que este esta caracterizado por la escala sismográfica de Mercalli. ¿Podría un personaje lanzar un terremoto tan terrible que destrozara por completo un país? La respuesta es "sí", pero tendría que recurrir a una serie de recursos inabordables para su ser. La mera acción de incluir la energía suficiente en su cuerpo le sometería a un peligro mortal. Es como preguntar si se puede lograr un terremoto de un puñetazo. Se podría, si fueras lo bastante fuerte (y estuvieras hecho de otra masa, claro).

No destruirás el planeta, pero aún así es un buen poder...


En este sentido la clave de todo es la mesura en relación con lo que significa la energía sobrenatural. Para coger del todo el concepto lo mejor es empollar el sistema táctico adaptado a Espada Negra, que es en general muy cuidadoso con estas medidas.

Cabría preguntarse si existe una forma de aprovecharse de estas energías sobrenaturales sin conseguir energía de los dioses, y sí, es posible. Este asunto aparecerá referido en posteriores expansiones en tanto que también aparezca en las novelas.

Otro punto de vista es el de las criaturas extrañas que habitan en el mundo. De nuevo, en este caso todas ellas tienen unas causas concretas para su existencia y nornalmente tienen una relación de causa y efecto establecida. Los analizo por grupos.

Muertos vivientes.

Se trata de seres antiguamente vivos cuya materia viva es reemplazada por energía funcional de la diosa de la muerte, Taharda. Por ejemplo, usualmente un "zombi" tiene músculos de una masa funcional que reemplazan las zonas heridas.

La inversión de energía en un muerto viviente es puntual. Por ejemplo, para crear un zombi solo es necesario invertir energía durante su creación. Después estará por el mundo el tiempo que aguante.




Eso no significa que esta energía sea un reemplazo poderoso. Permite que la persona se mantenga "funcional" durante el tiempo que sea necesario, pero no reemplaza otras funciones. El ser tendrá que conseguir energía de alguna forma, y en este caso seguramente será a base de ingerir alimentos.



Algunas personas pueden alcanzar formas avanzadas de muertos vivientes gracias a complicados rituales que implican un gasto de energía adicional.



Defectos.



Se trata de personas que debida a su despreciable naturaleza no entran en el ciclo normal de reencarnación de las energías, y se convierten en inmundos seres del más allá. Al contrario que los muertos vivientes, no existen de forma permanente en el mundo de los vivos, sino que ocasionalmente cruzan la barrera y ocasionan devastación. Para hacerlo, no obstante, consumen energía sobrenatural de forma continua, hasta que de nuevo son llevados de vuelta al más allá.



Cualquier defecto menor es un enemigo peligroso.



La cantidad de tiempo que un defecto permanece en el mundo de los vivos es inversamente proporcional a su poder. Así un defecto menor puede permanecer cierto tiempo, incluso días, mientras que un defecto mayor normalmente no puede aguantar ni un segundo. Y por fortuna, puesto que son peligrosos incluso para los mismos dioses.



Un defecto mayor es básicamente inabordable.



Seres contaminados por el caos



Estos defectos de los que antes hablaba son la manifestación más pura de lo que entendemos como energía del caos, pero no son la única. Muchos seres pueden estar contaminados con energía del caos, tal y como aparece en el reglamento del juego de rol. Sean personas o animales, da lugar a mutaciones como las que se ven en los defectos.



La rapaz del caos, a aveces conocida como "ratáguila"



Estos seres pueden existir durante largo tiempo en el reino de los vivos, puesto que su existencia per se no consume energía, pero sus mutaciones suelen expandirse y es cosa de tiempo que acaben convertidos definitivamente en un defecto y sean absorbidos al más allá. Aunque puede ser mucho tiempo, y seres abominables pueden ser un terror para una comunidad durante una generación.



Avatares de los dioses.



El más allá no es todo un horror de caos y destrucción, solamente en su mayor parte. Existen en ciertos lugares (si esa palabra se puede aplicara al más allá) bastiones protegidos por el poder de los dioses. Estos suelen elegir almas entre los caídos para que sean sus guardianes, sus valedores y sus voces. Estos sujetos son avatares.



Como pertenecen al más allá, de nuevo no pueden estar mucho tiempo en el mundo de los vivos. Por ello para comunicarse con los vivos suelen hacerlo (para no gastar energía) cuando estos están en un estado en el que las conciencias natural y sobrenatural coexisten, como en el sueño o estados alterados.



No obstante pueden ser traídos al mundo de los vivos mediante el poder "Invocar".






Animales de los dioses



Estos seres son antiguas creaciones que los dioses se dejaron en el mundo y que se las han arreglado para mantenerse con vida (como especie) durante siglos. Son bastante escasos, aunque en ocasione los dioses o avatares relativos a la esfera animal pueden crear más, normalmente a partir de animales que se han destacado.



Estos seres pertenecen al mundo de los vivos, y no exigen gasto de energía continuo para existir.



Gharam



Estos seres son personas sobre las que se practica un rito de Haradon mediante el cual son privados de su personalidad anterior. Es un destino terrible que supone además una inflexión en la reencarnación de las almas, pues estas ya no serán aprovechables como avatares o similares dada su ausencia de personalidad como humanos.



El proceso de creación de un gharam es permanente y no solo no consume energía, ¡sino que además la crea! Los fieles de Haradon buscan por muchos medios rituales perfeccionados de creación de gharam, pero es un acto tan repugnante que incluso miembros de su orden pretenden prohibirlo.



Existen muchos gharam distintos en función al ritual, pero por ahora solo tenemos ilustración de la variedad que se conoce en el año 472, bastante débil.



Los gharam deben alimentarse, como cualquier hijo de vecino.








¿Es posible que existan otras criaturas? Bueno, aquí se han referido unas pocas categorías, pero existen muchos muertos vivientes, muchos animales de los dioses, muchos defectos y muchos Gharam. Es poco probable que existan otras, y si existen cumplirán con las normas explícitas e implícitas de obtención de energía.


Entradas similares: