Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Causas y efectos
15-2-2014 17:53
Por Verion
Hoy se me ha señalado que en muchas ocasiones elijo títulos poco afortunados para los artículos que escribo. Es más que posible que así sea, pero en el caso de este artículo he sido intencionadamente poco preciso porque voy a involucrar un debate que tiene unas connotaciones y consecuencias que no me gustan demasiado.

Se trata del machismo en los juegos de rol, un asunto que despertó un montón de polémica hace una o dos semanas (no recuerdo exactamente) en algunos blogs y redes sociales. A mí no me gusta meterme en "flames". Me gusta aún menos meterme en "flames" con algunos individuos, pero tampoco me gusta quedarme callado. Por eso voy a tratar el tema de una forma prolongada, quizá no todo lo profunda que pueda ser, pero sí en la profundidad en la que yo lo he pensado y vivido a lo largo de los últimos tiempos. Me va a ocupar espacio.

Sobre la definición de machismo.

Uno de los primeros problemas a la hora de hablar de este asunto (de cualquier asunto) es que aquello de lo que se habla no es lo mismo para todas las personas. En cuestiones sociales esto puede ser particularmente peligroso. He observado que algunas personas entienden que el machismo está relacionado con una actitud de prepotencia, mientras que otras hablan de derechos u oportunidades. Algunas personas se refieren a la realidad social independientemente de las causas. Durante este texto utilizaré las siguientes definiciones:

Machismo: Actitud y comportamiento de quien discrimina o minusvalora a las mujeres por considerarlas inferiores respecto de los hombres.


Sociedad machista: Aquella en la que las mujeres tienen mayores dificultades que los hombres para acceder a los mismos puestos, bienes o cualidades.

Machismo costumbrista: Se trata de una serie de conductas mediante las cuales se fomentan la separación entre hombres y mujeres.



Indefensión machista aprendida: Se trata de una percepción aprendida (consciente o subconsciente) de que las mujeres tienen un rol (o serie de roles) determinados dentro de la sociedad.


Anulación machista: Se trata de una modificación de la actitud de una mujer para destacar en un contexto de cualidades masculinas. Normalmente esta modificación se produce mediante la adquisición de rasgos socialmente masculinos.

Sobre el machismo en la sociedad (en mi percepción).



El machismo de la definición es lamentable. Tiendo a pensar que hay menos que antes o por lo menos que es más reprendido. Ni me molesto en discutir con quien lo defienda.


Vivimos en una sociedad machista. Creo que las mujeres tienen mayores dificultades para acceder a puestos, bienes o cualidades.


Uno de los argumentos fuertemente citados en este sentido es que los puestos de responsabilidad (y las personas ricas, y las influyentes) están ocupados primordialmente por varones. Esto no es una demostración, claro, es solo un argumento, y uno podría responder: "quizá los hombres que llegaron a ese puesto de responsabilidad estaban más capacitados".


El que diga estas cosas merece, desde mi punto de vista, un premio y que lo manden a casita a disfrutar de su visión del mundo. ¿En serio alguien piensa que en esta sociedad se asciende por méritos? El que lo crea debería saber que dado que haya nacido en un nivel social, la posibilidad de que escale más de medio paso es extremadamente baja. Si uno acepta (y debería) que la posición social y la designación de puestos de responsabilidad no existe en función a los méritos sino que es muy arbitraria el anterior argumento no tiene sentido.


Igualmente, aunque la sociedad fuera justa en relación a los méritos y capacidades, podríamos encontrarnos con que en una competencia directa la conducta “socialmente agresiva” facilitaría el acceso a los puestos de responsabilidad. Si así fuera (estoy especulando) la sociedad solo tendría el aporte de las personas con estas cualidades.


Lo que quiero decir es que sin la más mínima actitud machista (de la definición de la primera parte) podemos encontrarnos con una sociedad machista (de la definición de la primera parte también), aunque esto supone dar por cierto que la conducta “socialmente agresiva” es propia de hombres (cosa es la que no me meto).


Vivimos en una sociedad con un alto componente de machismo costumbrista. Biológicamente son las mujeres las que paren y las que alimentan al neonato, pero de ahí a que tenga que ser la mujer la que limpie y cocine, y el hombre el que conduzca el vehículo y monte los enchufes... hay un salto enorme.


No niego que hay muchas diferencias biológicas entre hombres y mujeres y que estas probablemente tuvieron un peso fundamental en antiguas sociedades a la hora de dividir tareas, pero en la actualidad la tecnología ha venido en nuestro auxilio y ha conseguido que todas las personas puedan realizar las tareas usuales a no ser que tengan una limitación poco frecuente


Pero el machismo costumbrista no tiene por qué limitarse a las tareas. Hay muchos más jugadores de rol hombres que mujeres (por poner el caso), mientras que el espacio destinado a mujeres en las tiendas de ropa es tremendamente superior. Existen unas conductas que fomentan la separación.


Creo que vivimos en una sociedad que fomenta un pensamiento de indefensión continuado en las personas y particularmente en las mujeres. Es el caso de la cosificación mediante la imagen: vivimos rodeados de anuncios que expresan un ideal estético relacionado con la sexualidad que ahora se está extendiendo a la imagen masculina, pero que tradicionalmente centraba más en la femenina.


Tampoco es desdeñable la cuestión de la anulación machista, según la cual las mujeres que destacan en diferentes ámbitos lo hacen (según esta idea) renunciando a cualidades suyas para centrar en unas típicamente masculinas.


Creo que existen una infinidad de señas que evidencian un problema, y el machismo más radical y tradicional es solo uno de los aspectos, y no el más importante.


Como conjunto me parece un problema importante.

Sobre el machismo en los juegos de rol (en mi percepción).


No creo que los juegos de rol sean muy diferentes a la sociedad en sí, y nos podemos encontrar machismo de formas muy variadas.


Machismo en sí: En la mayor parte de los juegos de rol los personajes no tienen diferencias vitales sean hombres o mujeres. Se ha hecho un esfuerzo por evitar una separación de personajes que en ciertas circunstancias casi podrían confundirse con cierta anulación machista.


Machismo social: Bueno, esto me es difícil de analizar en relación con los juegos de rol. Dentro de lo que es jugar creo que hay muchísimas oportunidades en sí mismas, pero quizá no esté siendo objetivo. Sí creo que la publicación de juegos de rol, por ejemplo, es bastante más complicada para las mujeres. La verdad es que ya es terriblemente complicado siendo hombre.


Machismo costumbrista: De esto ya sí que puedo decir que hay un puñado. Desde las manidas tramas de rescatar a una doncella a las ilustraciones de bikinis de mallas, muchos juegos de rol (y publicaciones, y argumentaciones) son fruto de un colectivo muy particular que ha tenido una relación con la industria que ha dado lugar a esto. No lo defiendo. Al contrario, me parece bastante lamentable.


Indefensión machista aprendida: Por una parte dentro de los juegos de rol existe igualdad de posibilidades (por lo de iguales atributos en personajes y todo eso), pero por otra las imágenes y otras señales adjudican unos roles empobrecedores.


Anulación machista: He oído mucho hablar de este concepto pues muchas veces en el entorno se observan muchos personajes que son hombres en cuerpo de mujeres, respondiendo a un cliché simplista.


Como conjunto me parece un problema importante.

Sobre las posturas en relación con el machismo (en mi percepción).


En este caso no voy a distinguir entre la sociedad general y los juegos de rol, porque me parecen bastante similares. Tampoco voy a analizar posturas muy extremas como “el machismo es bueno” o “el machismo no existe”.


-”Yo no soy machista, y tengo derecho a ver ilustraciones de bikinis de mallas”. Esta forma de pensamiento viene a reflejar una idea muy “buenista” y muy de moda: “Yo trato bien a mis seres cercanos, así que no tengo que hacer nada más”. Creo que obrar y pensar de esta forma es separarse demasiado del contexto general.


-”Las mujeres deben tener igualdad de oportunidades con respecto a los hombres sea como sea”. Esta visión vendría a decirnos que es necesaria una igualdad de facto en todos los aspectos y que habría que crearla de forma artificial (una forma es la discriminación positiva) en caso de no conseguirlo. Es el ejemplo de las leyes que actualmente regulan la proporción de mujeres en los consejos de administración de grandes empresas. Esta posición es muy criticada.


-”La mujeres deben ser iguales a los hombres”. En esta visión la mujer y el hombre deben adaptarse para realizar las mismas tareas y cumplir los mismos objetivos. Esta posición es muy criticada.


-”Estamos sufriendo un machismo continuado”. Esta visión suele limitarse a señalar una realidad. De alguna forma parece más cierta que las dos anteriores, pero quizá sea “mojarse poco”. De acuerdo, hay un problema, ¿ahora qué?


-”Yo hago arte, no tengo que excusarme ante los efectos en la sociedad”. Según esta postura normalmente defendida por creadores ellos no tienen que responsabilizarse del efecto de sus obras en las personas.


Creo que estas son las posturas que he observado, y creo que todas son un error.


Sobre cómo hay que afrontarlo (en mi opinión).


Creo que el problema es mucho más amplio, y con esto voy a llegar al título del artículo. Creo que existe un problema de machismo en nuestra sociedad, y creo que hay muchos esfuerzos por tratarlo de diversas formas, pero creo que todos se equivocan.


Creo que se está tratando como un hecho aislado (una causa) en sí mismo, mientras (creo, creo todo el rato) que es un problema que tiene un contexto mucho más complicado.


Es como si tenemos a un enfermo al que un parásito le está causando fiebre. Puede que si le demos un tratamiento deje de tener fiebre, pero tendremos que darle ese tratamiento toda la vida y aún así tendrá otros síntomas. Lo que tenemos que hacer es ir a la causa, eliminar el parásito que causa la fiebre.


El problema es que la causa es muy difícil de eliminar, porque la causa es que vivimos en una sociedad de mierda con unos principios que dan vergúenza. Tengo cierta esperanza en que dentro de dos mil años alguien mire a esta época y piense “vaya panda de bárbaros incivilizados, lo que se hacían entre ellos”.


Vivimos en una sociedad en la que prima lo egoísta sobre lo altruista, en la que el beneficio temporal se busca más que el permanente y en el que el efecto estético está más considerado que la causa profunda.


¿Quiere erradicar el machismo? Cambie los principios.
¿Quiere erradicar la esclavitud? Cambie los principios.
¿Quiere erradicar la desigualdad? Cambie los principios.


Sé que no cambiaremos los principios y que seguiremos tratando los efectos. Por supuesto es mejor que no hacer nada, pero como no arreglaremos el problema nos encontraremos, si no con ese, con otros efectos.


Si seguimos por este camino podremos aspirar, con suerte, a ser todos igual de miserables.

Sobre Espada Negra y el machismo.



Dentro del mundo de Espada Negra hay machismo en muy diversos grados. Esto se debe a que la mayor parte de sociedades tienen un desarrollo aún inferior al de las occidentales modernas (aunque a veces tengo mis dudas). Tenemos la intención de transmitir esta y otras injusticias y lo hacemos con conciencia social, porque queremos tratar el tema junto con muchos otros.


El que lea y juegue en el universo de Espada Negra probablemente encuentre violaciones, campesinas vendidas como esclavas sexuales, niñas nobles casadas con viejos nobles y muchas otras maldades de todo tipo.


Eso sí, hemos seguido la tendencia actual en juegos de rol según la cual las mujeres tienen los mismos atributos que los hombres.


Hemos hecho un esfuerzo en que la situación de la mujer aparezca “como es” dentro del mundo. En este sentido ocasionalmente se pueden encontrar mujeres guerreras y otras cosas, pero no bikinis de mallas.


Hemos hecho un esfuerzo por evitar la cosificación de mujeres (y de todas las cosas, vaya). En ese sentido intentamos evitar los ideales estéticos.


Esto no significa que hayamos tenido un éxito absoluto, pero espero que se perciba.


Me gustaría desear a todos los lectores que tuvieran una vida carente de machismo y otros problemas, pero tengo que ser realista.


Entradas similares: