Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Amor verdadero
26-3-2013 12:33
Por Verion
Cuando uno mira la lista de ventajas del juego de rol de Espada Negra le queda claro que querría tenerlas todas en su personaje. No hay nada de malo en ser veterano, tener experiencia en varios países, contar con un propósito personal o ser notablemente atractivo. Lo malo, claro, es que por cada ventaja hay que elegir una desventaja.


La mayoría de desventajas son muy malsonantes. Uno puede tener una “Locura”, o padecer los efectos de una “supeditación moral” con otro personaje. Puede tener un “enemigo”, ser un “criminal” conocido, o estar “chantajeado”.


Unas pocas de estas ventajas no suenan tan mal, pero son, aún así, desventajas. Esto puede parecer un poco raro, especialmente en el caso de, por ejemplo, “Amor verdadero”, que es algo que suena bastante bien. Uno incluso podría esperar que el sistema obligara a que fuera un amor no correspondido, ¡pero no! Puede ser uno correspondido.


El sistema de ventajas y desventajas no pretende decir que un personaje enamorado sea peor. Simplemente las “desventajas” son aquellas condiciones que imponen circunstancias al personaje. Y estas son bastante objetivas, aunque luego los jugadores le puedan añadir “más chicha”. Por ejemplo, “Amor verdadero” impone que el personaje que si su amor muere no pueda ganar experiencia durante un periodo no inferior a cinco años debido a la depresión en la que se sumiría. Esto es algo muy serio, y solo jugadores muy concretos querrán seguir jugando con su personaje con este condicionamiento.


¿Significa esto que el personaje no puede estar enamorado si no coge esta desventaja? En absoluto. Esta desventaja se aplica si su enamoramiento influencia a su personalidad de forma que pueda sufrir los efectos citados en el párrafo anterior.


Ahora, en el duro mundo de la Espada Negra las vinculaciones emocionales pueden ser un problema grave. Ya es duro sobrevivir “uno mismo”, así que conseguir la supervivencia de dos (como en amor verdadero, o cuidador) es una putada grande.


En contraprestación el jugador podrá elegir una ventaja gracias a “la inspiración que le provoca su amor verdadero”. ¡No todo iba a ser malo! Quizá conociera a su amor en su experiencia como “viajero”, mientras se convertía en “veterano”, o consiguió atraer a la persona amada porque destacó como “profesional”. Sea de la forma que sea, el acceso a una ventaja es algo que los jugadores no desaprovecharán.


Dentro del propio defecto en sí hay muchas formas en las que se puede estructurar, y que pueden dar lugar a desarrollo de personajes. Se me ocurren las siguientes, rápidamente.
-El clásico amor correspondido y “perfecto”. Se me ocurre el caso de “La última luz”. Bueno, no siempre todo es perfecto, claro.
-Un amor correspondido en el que el personaje dice estar viviendo una maravillosa relación a la que toda persona debería aspirar. Este tipo de personaje que va diciendo a todo el mundo “tienes que encontrar el amor como yo, entonces serás feliz”. Y que luego cuando los personajes lleguen a la casa de la pareja que vea que esta es... bueno, algo que dista de la descripción del personaje.
-Un amor correspondido en el que el personaje padece algún tipo de persecución o aflicción grave que conlleva una relación especial. Quizá está en un templo siendo cuidado por monjes, o el personaje busca una cura legendaria. Esto podría mezclarse, claro, con más ventajas y desventajas, en un montón de variantes.
-Un amor correspondido por la persona, pero impedido por la familia de esta. Quizá el personaje sea de inferior rango social, o quizá su pareja haya contraído matrimonio.
-Un amor no correspondido en el que el personaje está obsesionado por seguir detrás del personaje querido por encima de lo lógico. El otro personaje puede aprovecharse o no, dando lugar a situaciones muy diferentes.


Ahora, la elección de esta desventaja puede llevarse más lejos de lo que las reglas exigen, pero pertenece a ese conjunto de relaciones que son complicadas de representar por jugadores de rol “usuales”. Está claro que hay jugadores “todo terreno” que se ven capaces de representar o abstraer una relación amorosa sincera en sus personajes Pero para los jugadores que no son así las elecciones más distantes pueden facilitar el uso de esta desventaja. Me parece que la opción más oportuna es esa en la que el “amor” está recluido en un monasterio por una enfermedad, aflicción, o cualquier otro motivo. Y como me parece tan interesante, cito algunos de esos motivos.
-El personaje amado sufre un grado menor de corrupción (de Taharda o del caos). Por ello está recluido en uno de los pocos templos en los que unos monjes hacen lo posible por contenerlo. El personaje anda detrás de una cura. Si lo combina con otras desventajas, este templo podría estar bajo sospecha de la Corrección o el clan Ollvaror (u otra entidad igualmente peligrosa).
-El personaje amado participó en alguna de las aventuras del personaje, y sufrió alguna herida desfigurante. No soporta su propio aspecto y se ha recluido voluntariamente (¿a alguien le suena esta?)
-El personaje amado sufre algún tipo de trastorno mental que se medio controla con cierta medicación. Como los recursos no son muy buenos, la estabilidad del personaje es regular en los días buenos, y peor en los malos. De nuevo el personaje puede estar detrás de una cura definitiva... aunque que lo consiga parece un poco oscuro.


En cuanto a la naturaleza de estos centros, hay que ser cuidadoso. Evidentemente el personaje no va a dejar al ser querido en un horrible centro oscuro donde se acabe con su estabilidad mental. Pero no todo en el mundo de la Espada Negra es horrible. Las siguientes opciones son posibles, en función a la nación.
-Dormenia: el personaje amado está recluido en un templo u hospicio regentado por un sacerdote de Soid de carácter benigno. Sería apropiado que este templo estuviera algo alejado de la ciudad más próxima.
-Eridie: el personaje amado está recluido en un centro de reeducación, pero no en las mismas condiciones que los presos comunes. El personaje amador conoce al jefe del centro de reeducación (ventajas y trasfondos pueden ser adecuadas) quien tiene al personaje amado en las mejores condiciones posibles (que no son pocas).
-Harrassia: Quizá la nación más complicada dada la condición económica de esta nación. Los cuidados que pueda recibir el personajes normalmente estarán supeditados a lo que se pueda pagar por ellos. Esto se puede combinar con ventajas y trasfondos, por supuesto.
-Clanes guneares: los clanes no son muy amigos de la debilidad y tratan estas cosas mediante las estructuras familiares. Existen, no obstante, hospitales y similares en el territorio del clan Eorleik y en el Ageifr. Un recluimiento en el primero es sensato y está muy alejado del mundo.
-Tirtie: En Tirtie normalmente los médicos – sacerdotes (ulekaiz) son errantes. Uno de estos podría haber aceptado al personaje amado, pero probablemente lo llevaría como acompañante en ciertas circunstancias.
-Cualquiera: La familia del personaje amado o del personaje amador se hacen cargo de forma particular. Se me ocurre que la ventaja “familia con solera” soluciona este problema fácilmente.


Es muy conveniente señalar que esta ventaja (amor verdadero) puede entrar en confusión con “Cuidador”. Corresponde a los jugadores (es decir, jugador y Creador) determinar cual de las dos se aplica, pero se debe elegir una, no las dos. Nunca se puede coger dos desventajas para aplicarse al mismo hecho.


Y esto es lo que tengo que decir, por ahora, de la ventaja “Amor verdadero”. Seguramente haya muchas más opciones y valoraciones que no he tenido en cuenta. Para eso, comentarios, foro...


Entradas similares: