Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Insultando como tu personaje
23-11-2017 11:58
Por Verion
Hasta hace algunos días había escrito cuatro artículos sobre cómo insultar decentemente en castellano español, y sin duda me había quedado pendiente este último que me parece adecuado para jugar al rol, y del que nadie habla.

Como ya se entiende, cada persona tiene su estilo y su forma de insultar en función a su carácter y sus circunstancias, por lo que es de espera que cada personaje tenga también la suya. Para entendernos, no dice los mismos tacos un personaje que sea peón de la construcción que el amante del monarca, por decir un par de ejemplos.

De cara a interpretar nuestro personaje podemos optar por obviar o abstraer este aspecto (“mi personaje insulta gravemente a su oponente”), pero también podemos optar por aplicar el estilo directo y transmitir lo que diría nuestro personaje.

Parte del problema de todo esto es que quizá el castellano no sea la lengua más adecuada, precisamente por su extrema sonoridad que lo convierte precisamente en muy apropiado para gritar burradas a los enemigos.

Pero todo esto se agrava si tenemos en cuenta que quizá en los momentos en los que nuestro personaje se ponga a insultar, nosotros también estemos de cierta mala leche (porque se haya producido “sangrado” de ese), así que es perfectamente posible que nos distraigamos e insultemos a nuestro oponente a nuestra forma.

Como este no es el camino, si queremos crear una mayor inmersión para nosotros y para nuestros compañeros jugadores, podemos prepararnos un poco la forma de insultar de nuestro personaje, y con este fin voy a facilitar tres trucos o herramientas.

¿Cómo insulta el hombre calavera?

En primer lugar se puede elegir con cuidado las palabras. Ya sabéis, no es lo mismo llamar a alguien “arrastrado” que “petimetre”, así que podemos hacer un listado de las palabras que frecuentemente se usarían en el entorno del personaje. Y aunque las fichas no tienen un lugar para palabrotas frecuentes, seguro que podemos apuntarlas en un papel si queremos llegar a ello.

Hay un truco muy interesante si se da la circunstancia de que nuestro personaje tiene un idioma natal diferente al del resto de personajes, y es que este insulte con algunas palabras en su idioma. De nuevo podemos hacer el mismo truco, y esto quedará bien porque todos sabemos que cuando estamos airados e insultamos solemos hacerlo en el idioma natal. Y Gimli lo hace en una película.

Hay un truco muy colorista que es recurrir a maldiciones. Este tema no lo he tratado en artículos anteriores porque en el entorno occidental contemporáneo queda anacrónico decir “¡Que Jehova te envíe dos osos, como a los muchachos que llamaron calvo a Eliseo!”. Pero en los habituales entornos fantásticos podemos encontrar inspiración para sentencias que quedarán muy vistosas cuando las pronuncie nuestro personaje.

Además, ni siquiera es necesario que nuestro personaje sea muy religioso para ello, sirve con que su entorno lo sea, o que alguien trascendente para su formación, como su madre o su tutor lo hubiera sido en el pasado, de forma que estas frases quedaran guardadas en su subconsciente.

Pongamos por ejemplo que nuestro personaje es un enano arquetípico de un montón de mundos, de esos que tienden a vivir en cavernas bajo las montañas. Para estos seres, los eventos arquitectónicos tienen que ser algo temible, así que podemos proferir una maldición muy simple, como “que las piedras de tu hogar se conviertan en polvo”. O como variante inmediata, si hay una deidad adecuada, “que Kul-Nuzvag convierta las piedras de tu hogar en polvo”.

Y estos han sido mis tres pequeños trucos. No creo que en cualquier caso sea necesario actuar por nuestro personaje, sino que simplemente debemos rolearlo. Por lo tanto, estas ideas son solo algunas opciones que podemos aplicar o no. Así que me despido con una pregunta, ¿cómo insultan vuestros personajes?


Entradas similares: