Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Algo que estoy aprendiendo con el “Diario de la muerte”.
13-3-2017 12:59
Por Verion
Hace una semana que arrancamos el proceso de financiación colectiva para el diario de la muerte, que viene a ser el primer bestiario de Espada Negra. Como una proporción muy grande de las aportaciones se realizó en la primera jornada, en estos momentos la mayor parte de diarios ya están en manos de sus propietarios legítimos, con lo que ya he podido recibir una gran cantidad de comentarios.

El “Diario de la muerte” fue un proyecto pionero en el que personalmente llevaba mucho tiempo pensando. La ejecución final superó a cualquiera de las posibilidades que yo planteaba en aquellos momentos, pero sin duda siguió esa idea inicial que pasaba por facilitar las fichas en un formato extremadamente cómodo para la mesa de juego.

La segunda parte, el propio diario de los muertos es lo que más llama la atención, y de hecho lo que llevó más discusiones de cara a la producción. En el diario se ha luchado por mantener una estructura única y muy especial para que no solo se produzca la sensación de estar leyendo directamente a su autor, sino para que directamente se pueda entregar a los jugadores para que estos investiguen en sus páginas, si quieren. Me refiero a detalles como los siguientes:
  • La redacción de Landelbrect es densa y muy cargada, lo que unido a la fuente cursiva nos va a dar una lectura algo lenta.
  • Lo mismo se aplica a sus faltas, que son unas cuantas.
  • No hay códigos de barras, autorías, ISBNS, fechas, ni absolutamente nada más que su introducción y firma.
¿Y qué es lo que he aprendido de las críticas vertidas por los que lo han leído? Que funciona. Que no solamente es una publicación bien recibida que cumple con los criterios visuales esperados de las publicaciones anteriores, sino que probablemente sea la obra que más ha gustado y que más deseos de jugar despierta.

Creo que uno de los valores más importantes que tiene esta publicación es que no resulta para nada impositiva. Por una parte tenemos las criaturas, un conjunto de valores de juego totalmente fríos, y por otra la descripción de las investigaciones de Landelbrect, falible en sí misma por ser una experiencia normalmente muy limitada. Como jugadores recibimos una orientación más o menos certera, pero como Creadores tenemos también un rango de maniobra que nos garantiza cierta libertad.

Pongamos el ejemplo del espectro. Todos los personajes pueden ver su ficha y llegar a la conclusión de que no pueden (o quizá sí) vencerlo de las formas más mecánicas y tradicionales, pero, ¿hay otra forma de afrontar su presencia en un lugar? Quizá las observaciones de Landelbrect nos inspiren una solución alternativa… o quizá no.


Quizá otro valor añadido es que no estamos obligados a utilizar este material de la forma en la que fue planteada (como un añadido literal para el juego de rol de Espada Negra), sino que puede utilizarse para otros juegos. A mí eso no me resulta interesante como persona, pero más de un jugador me ha dicho que sí lo va a usar con otros juegos, y sin duda me interesa saber cómo le sale el experimento.

No es la primera vez que realizo este tipo de material, y diría que incluso es una parte habitual de mi estilo de dirección en el que me encanta entregar gran cantidad de información con el que ahogar al grupo de juego. De hecho tengo aquí mismo a mi derecha otro diario de investigación, en ese caso de la tumba de Najshet XVII (también reseñada aquí), una partida que jugamos hace ya un tiempo muy considerable. Y no es el único.

Empiezo a pensar, por lo tanto, que esta forma de publicar material puede extenderse a otras obras de Espada Negra, y no solamente a bestiarios (hay un par más en distinto grado de acabado), sino directamente a aventuras en las que la información en sí misma está detallada por personajes dentro del juego, y que por lo tanto es en sí misma falible. En este caso pertenecería al Creador la interpretación de estos sucesos, y buscarle un significado y circunstancias concretas para luego presentarlas a los jugadores. Estarían, pues, estas aventuras “inacabadas”, pero serían en sí mismas una gran variedad de opciones.

¿Recorreremos este camino? Yo creo que sí, porque me parece que en Espada Negra siempre hemos estado a la vanguardia de la innovación rolera, y cuando surge un reto, nos faltan pies para ponernos en camino y afrontarlo con todo lo que tenemos a nuestra disposición.



Entradas similares: