Hermanos Juramentados de la Espada Negra
La hermandad estuvo en “Zaragoza Rolea 2017”
27-2-2017 10:21
Por Verion
Este fin de semana media docena de miembros de la hermandad nos reunimos en Zaragoza con el objetivo de jugar al rol, dar a conocer nuestras actividades, y por supuesto reunirnos con personas con las que ya hemos tenido trato. Como era de esperar, pasamos un buen fin de semana de rol, que ahora detallo un poco.

Partimos de la capital cuatro hermanos cuando todos nos hubimos librado de nuestras respectivas responsabilidades, algo pasado el mediodía. Como no podía ser de otra forma, llegamos con algo más de media hora para montar el stand informativo de Espada Negra que lucía como en la siguiente foto, tomada algún rato más tarde.


Mientras tanto yo estaba dirigiendo una partida de nuestro juego de rol. Preguntando a los jugadores por lo que deseaban jugar, si investigación o dungeoneo, se decidieron por lo primero, pues les apetecía variar su habitual registro “dungeoniaco”, así que me encontré con el primer problema: me había dejado en el coche el ordenador con mi aventura de investigación favorita, “El arte de la muerte”. Por fortuna tenía todo el material impreso, y aproveché la XIII Runas I en la que viene incluida “Hijos de los dioses”, que tiene un registro parecido, y aunque no es tan chocante, siempre queda pintón contar con las ilustraciones de los personajes.




La partida se ejecutó correctamente y pudimos dejarla satisfactoriamente zanjada antes del cierre de las jornadas. Puedo señalar que había una buena cantidad de partidas de varios juegos, incluidos Aquelarre, Hitos, Plenilunio, D&D5… que se veían bien desde mi posición en la partida.


Pude saber gracias al maestro de ceremonias, Funs Athal, que la aceptación había sido buena y que habían llenado las partidas tanto por la mañana como por la tarde, y sin tener el tamaño de “La noche insomne” me parecen un espacio íntimo muy cómodo en el que jugar unas buenas partidas.

¿Y qué más puedo decir? Ya lo demás son anécdotas personales.

Alex me regaló un libro de runas que leeré con paciencia. Uno de los placeres de viajar a jornadas es reencontrarse con viejos amigos con los que uno tiene contacto por internet, y conocer a otros que quizá con el tiempo se conviertan en nuevos amigos.

Cené una ensalada de medusa con pepino. Ambos sabían básicamente a la soja que se le había echado. Un plato no muy recomendable, desde mi punto de vista, pero siempre respondo a este tipo de retos que me plantea la vida.



Jugamos una partida esa noche con ocho jugadores, “En las profundidades de la locura” que probablemente aparezca en la próxima XIII Runas en un entorno muy especial. El entorno resultó bien, pero la aventura parece ser muy mejorable, por lo que este que escribe se va a poner cuanto antes a ello.

Al volver de Zaragoza había un accidente en la A2 que debió tenerla bloqueada al completo, dado que desviaban el tráfico por la vieja carretera nacional, la cual debe tener más bien poco mantenimiento. Tardamos un montón en volver a casa.

La verdad es que en general me gusta mucho ir a Zaragoza. Las jornadas son buenas, hay varios hermanos, el viaje no es muy largo y se come bien. Estoy deseando ir a “La noche insomne”.


Entradas similares: